viernes 19.07.2019
SUCESOS

Tres detenidos con un arsenal de armas en un piso de Santander

Imagen del arsenal de armas intervenido en un piso de Santander
Imagen del arsenal de armas intervenido en un piso de Santander

La Policía Nacional ha detenido a tres personas, vecinos de Santander y con edades entre 31 y 39 años, con un arsenal de armas en un piso de la calle Los Foramontanos donde se sospecha que podrían estar custodiando "alguna sustancia" estupefaciente. Los tres detenidos, de 39, 33 y 31 años, ya han pasado a disposición judicial y el Juzgado de Instrucción número 1 de Santander ha decretado su ingreso en prisión por tenencia ilícita de varias armas y numerosa munición. No obstante, la investigación, que ha recaído sobre el Juzgado de Instrucción número 5 de Santander, se mantiene abierta, ya que estas personas, que juntas acumulan más de 21 antecedentes por múltiples delitos de drogas, tráfico, lesiones o amenazas, pueden estar relaciones con una amplia red delictiva local. El jefe superior de la Policía Nacional en Cantabria, Héctor Moreno, acompañado del delegado del Gobierno español, Eduardo Echevarría, ha informado hoy martes en rueda de prensa de los detalles de esta operación, que se ha denominado 'Arsenal', y en la que en total se han incautado cinco armas de fuego (una pistola, dos armas largas y dos subfusiles), dos armas blancas (una katana y un machete), una ballesta, dos chalecos antibalas y numerosa munición.

Ya se ha podido saber que una de las armas de fuego intervenidas fue robada en Madrid en 2015 en un importante asalto en una galería de tiro

Con la investigación aún en marcha, ya se ha podido saber que una de las armas de fuego intervenidas, y a pesar de que todas tienen borrado el número de serie, fue robada en Madrid en 2015 en un importante asalto en una galería de tiro en donde cuatro encapuchados robaron 100 armas. Además, uno de los chalecos antibalas incautados tiene "un número de serie correlativo" a otro que fue utilizado por un individuo en una reyerta a la salida de una conocida discoteca de Santander el pasado mes de febrero, por lo que los agentes sospechan que los ahora detenidos y los dos hombres implicados en aquel suceso pueden pertenecer a la misma red delictiva.

Las primeras detenciones de la operación 'Arsenal' tuvieron lugar el pasado 5 de junio cuando agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) acompañaron a una comitiva judicial a un edificio de la calle Los Foramontanos para averiguar la identidad de los ocupantes de una vivienda. Cuando estaban en el lugar, los efectivos de la Policía Nacional vieron como en la ventana de uno de los pisos "había dos personas armadas con dos rifles –uno con mira telescópica– que intentaban escapar" y, "al verse sorprendidos, tiraron uno de los rifles a la calle y se metieron de nuevo al interior de la vivienda". Ante tal situación, Moreno ha explicado que se desplegó un gran dispositivo policial y de seguridad en la zona, que incluía efectivos para entablar una negociación con las dos personas armadas. "Se les hizo entender que no tenían más salida que entregarse" y así lo hicieron aunque ambos tuvieron que salir por la ventana ya que aseguraban no tener llaves de la puerta del piso. Una vez descendieron a la vía pública, los dos varones fueron detenidos y la Policía Nacional inició las gestiones pertinentes para hacerse con una orden de entrada y registro de la vivienda. En cuanto llegó la comitiva judicial con la orden, agentes de varias unidades (Policía Científica, Guías Caninos, Policía Judicial o UPR) accedieron al piso. Allí no sólo localizaron el importante arsenal de armas y munición que fue incautado sino que también, según ha relatado Moreno, se encontraron un "charco de agua" en el suelo de la cocina que es lo que hace sospechar que estas dos personas estaban custodiando "alguna sustancia" y que, antes de entregarse, se deshicieron de ella por el desagüe. Al respecto, el jefe superior de Policía ha indicado que se han realizado diversas pruebas para tratar de acreditar esta sospecha y dar con la sustancia pero "el agua lo arrastró todo" y, por el momento, no se ha podido determinar de qué se deshicieron. Una vez inspeccionado el piso y con los dos varones detenidos, los agentes comprobaron que la vivienda estaba alquilada y que el titular del alquiler no era ninguno de ellos sino un tercero, que fue detenido el pasado 12 de junio.

El jefe superior de Policía ha destacado que esta operación ha sido "muy importante" por la destaca cantidad de armas que han sido retiradas de la calle y, además, a delincuentes locales –los tres son "de toda la vida de Santander"–, por lo que confía en que la investigación en curso pueda llevar a desarticular a toda "la red delictiva en la que éstos se desenvuelven". Y es que los efectivos policiales saben que los tres detenidos pertenecen a "una estructura mucho más amplia" y que las armas que se les han incautado no eran para su comercialización sino que estaban en su destino final, bien para proteger un depósito de almacenamiento de droga o para ser utilizadas como medio de "defensa, intimidación o ataque".

Comentarios