jueves 22/10/20
SUCESOS

Tres detenidos por denunciar el robo de teléfonos móviles para venderlos

Guardia civil
Guardia Civil

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Torrelavega ha detenido a tres personas por un supuesto delito de estafa y otro de denuncia falsa, por denunciar el robo de teléfonos móviles para venderlos. Se trata de un matrimonio, M.A.A. y H.B., de 52 y 32 años y nacionalidades egipcia y argelina, y a una amiga de la mujer, M.C.H. de 45 años y española.

Entre los objetos sustraídos figuraba un teléfono móvil de alta gama, terminales que llegaban a tener un valor de más de 1.500 euros

Fueron arrestados ayer, jueves, después de que a mediados del pasado mes de junio agentes del citado equipo, dentro de un servicio de investigación para evitar estafas, detectaron la existencia de una serie de denuncias sobre robos con violencia de teléfonos móviles, que eran retiradas un día después de ser interpuestas. Este hecho, hizo sospechar a los guardias civiles, que decidieron poner en marcha una investigación sobre estas denuncias. Con las pesquisas confirmaron que entre 2015 y 2019 los ahora detenidos habían acudido a diversos cuarteles de la Benemérita, juzgados de guardia y comisarías de Cantabria para denunciar robos con violencia. En todos los casos, entre los objetos sustraídos figuraba un teléfono móvil de alta gama, terminales que llegaban a tener un valor en el mercado de más de 1.500 euros.

Las supuestas víctimas denunciaban el robo violento de un bolso o de una cartera, que contenía el aparato, y en la misma denuncia relataban haber sufrido lesiones, de las que nunca presentaban parte de atención médica. Y un día más tarde, retiraban las denuncias. Los supuestos delincuentes, interponían una denuncia por robo, quedándose con una copia de la misma. Horas más tarde, tramitaban el siniestro con una aseguradora. Al día siguiente, regresaban al lugar donde interponían la denuncia y la retiraban, alegando haber encontrado el teléfono sustraído. De esta nueva diligencia, no comunicaban a la aseguradora. De esta manera, obtenían de la compañía de seguros, en la mayoría de los casos, otro teléfono móvil de la misma marca y modelo. Posteriormente, vendían ambos aparatos, el supuestamente robado y el entregado por la aseguradora.

Gracias a esta operación, se han esclarecido un total de siete delitos de robo con violencia, que nunca habían ocurrido, a través de los cuales se podrían haber vendido 14 teléfonos móviles, cuyo valor supera los 15.000 euros. Por ello, estas tres personas han sido detenidas como presuntas autoras de un delito de denuncia falsa y otro de estafa.

Comentarios