Miércoles 15.08.2018
viajes

Dormir bajo las estrellas en el corazón de los Picos de Europa

Las imágenes de playas caribeñas, fiordos noruegos y paisajes del más allá en tierras del Índico nos hacen suspirar en verano pensando en las vacaciones y el presupuesto. No hace falta irse tan lejos. En una de las formaciones montañosas más características de la Península se esconde un verdadero paraíso en el que desconectar unos días sin salir de Cantabria.

Las dos construcciones son un lugar incomparable para pasar la noche bajo las estrellas en el corazón de los Picos de Europa
Las dos construcciones son un lugar incomparable para pasar la noche bajo las estrellas en el corazón de los Picos de Europa

La pasada semana se anunciaba el nuevo horario del teleférico de Fuente Dé, que ascenderá hasta el corazón de los Picos de Europa a miles de visitantes este verano. En tres minutos y medio el viajero subirá hasta los 1.823 metros situándose en una de las formaciones montañosas más características del norte de la Península.

Una vez en lo alto, en medio de la abrupta naturaleza de los Picos de Europa, con unas vistas inigualables, al fondo se avistan dos construcciones con tejado verde. Se encuentran a unos 45 minutos andando desde el teleférico – también se puede acceder en coche - y son un lugar incomparable para pasar la noche bajo las estrellas en el corazón de los Picos de Europa.

El Refugio de Áliva está situado a los pies de Peña Vieja, el pico más alto de Cantabria. El hotel abrió la temporada a principios de junio, después de que desapareciera la nieve que cubría la zona durante el invierno.

Gestionado por Cantur, empresa pública dependiente del Gobierno de Cantabria, cuenta con 26 habitaciones – individuales, dobles, para tres, cuatro o seis personas – y una cafetería restaurante que sirve desayunos y menús.

El establecimiento organiza actividades durante todo el periodo estival. Pensadas para todos los miembros de la familia, las rutas y excursiones por el segundo Parque Nacional más visitado de España (el primero es el Teide) nos descubren la riqueza natural y la historia de este enclave situado a pocos kilómetros del mar en la Cordillera Cantábrica.

En el Parque Nacional se encuentra también el Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu, de gran importancia histórica en el alpinismo español

En los alrededores, otra de las construcciones que aparecen en medio de la naturaleza es el Chalet Real, que dio cobijo a los reyes Alfonso XII y Alfonso XIII en sus cacerías en los Picos a finales del siglo XIX y principios del XX. Como curiosidad, es la primera construcción prefabricada que se instaló en España, y se conserva en perfecto estado.

En el Parque Nacional se encuentra también el Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu, de gran importancia histórica en el alpinismo español. Fue conquistado por primera vez el 5 de agosto de 1904 por Pedro Pidal, Marqués de Villaviciosa, y su compañero Gregorio Pérez Demaría, el cainejo, pastor natural de Caín de Valdeón, en una ascensión que se considera como el nacimiento del alpinismo en España.

Además, en las excursiones por los Picos podremos observar la fauna presente, entre la que destaca el rebeco cantábrico, cuya presencia en las zonas más elevadas resulta tan espectacular como su agilidad en un terreno tan difícil. En lugares más accesibles hay una mayor variedad de especies, como el corzo, el ciervo, el jabalí, el zorro, el oso o el lobo. En los ríos, la nutria, el mirlo acuático, el martín pescador, el salmón atlántico y la trucha. Y sobre el peculiar urogallo, que habita en los bosques, donde convive con el pito negro, la perdiz, el gato montés, el lirón, la ardilla y la gineta.

Desconectar de la ciudad en verano, disfrutar de la naturaleza y dormir bajo las estrellas es posible sin moverse de Cantabria. Todo un tesoro natural por descubrir cerca de casa

Entre las más de 100 variedades de aves que se pueden encontrar en el parque natural, destacan las grandes rapaces, como el águila real, el alimoche, el buitre leonado y el quebrantahuesos. También habitan la chova piquirroja y el cuervo. Y se puede observar el vuelo del acentor, la bisbita y el gorrión alpino.

En lo que respecta a la flora, la escasa distancia de los Picos de Europa a la costa permite que se desarrollen especies vegetales tanto atlánticas como mediterráneas. La vegetación presente en los Picos se puede diferenciar según la altura a la que se encuentra. Las áreas dominadas por la encina, el roble y el haya. Por encima de los 1500 metros, debido a la altitud y a lo escarpado del terreno, la presencia vegetal se limita, allí donde el suelo lo permite, a la pradera alpina. A menor altura se puede apreciar la presencia de especies vegetales como el fresno, el enebro, el abedul, el nogal o el tilo, así como algunas especies de flores, como la aguileña cantábrica, el alhelí de campo o la siempreviva. También podemos encontrar plantas carnívoras, como la 'Pinguicula vulgaris'.

Desconectar de la ciudad en verano, disfrutar de la naturaleza y dormir bajo las estrellas es posible sin moverse de Cantabria. Todo un tesoro natural por descubrir cerca de casa.