sábado 24.08.2019
MEDIO AMBIENTE

Ecologistas pide activar el Plan de Emergencia por contaminación marina tras el vertido del carguero ‘Grande America’ en el Cantábrico

Limpieza de la marea negra provocada por el vertido del buque 'Prestige'
Limpieza de la marea negra provocada por el vertido del buque 'Prestige'

Ecologistas en Acción ha reclamado la activación del Plan de Respuesta en su fase de Emergencia, Situación 2 en la Cornisa Cantábrica, cuyas comunidades locales y zonas especialmente vulnerables de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco pueden verse afectadas por el vertido del carguero italiano Grande America en el Golfo de Vizcaya. Ecologistas exige además que se depuren responsabilidades y que se active el Plan Marítimo Nacional de Respuesta ante la contaminación del medio marino en caso de que esas comunidades y zonas vulnerables resultaran afectadas por la contaminación. También considera que se deberían activar los planes locales y territoriales, así como el Plan Estatal de Protección de la Ribera del Mar. La asociación reclama la apertura de una investigación, con la consiguiente sanción, que permita iniciar el trámite para mitigar los impactos provocados por el vertido, así como depurar las responsabilidades que se deriven del suceso, tanto desde el punto de vista ambiental como económico. Asimismo, denuncia el impacto ambiental que el vertido del Grande America provoca en aguas del Golfo de Vizcaya, así como la "escasa efectividad" de las actuaciones realizadas hasta el momento para contenerlo y mitigarlo.

El vertido está diseminado por varios puntos en el norte del litoral cantábrico, situado a un centenar de millas de tierra y ocupa unos 50 kilómetros cuadrados

Ecologistas recuerda que esta contaminación puede afectar a los ecosistemas marítimos y litorales y a las actividades económicas que sustentan las comunidades locales como la pesca, la recolección de algas, el marisqueo, el turismo y las actividades de recreo. El vertido está diseminado por varios puntos en el norte del litoral cantábrico, situado a un centenar de millas de tierra y ocupa unos 50 kilómetros cuadrados, según las últimas informaciones. La asociación ha exigido a las autoridades que, dadas las características, dimensiones y proximidad de este vertido, se tome la iniciativa para considerarlo con el grado máximo de gravedad y condición más elevada de peligrosidad. Igualmente, insta a derivar toda responsabilidad a la empresa armadora o a la entidad aseguradora que la respalda, para que estas asuman todo el coste económico ocasionado por las labores de vigilancia, contención, prevención y actuación derivados del incidente. En el momento del siniestro, el carguero Grande America transportaba más de 2.000 toneladas de fuel para su propulsión, unos 2.100 vehículos y cientos de toneladas de ácido clorhídrico, aceites, resinas, fungicidas e infinidad de sustancias tóxicas y peligrosas de diversa naturaleza. Buena parte de este cargamento ha sido vertido con el incendio del buque y otra parte se encuentra a más de 4.000 metros de profundidad, expuesto a la emisión continuada de sustancias tóxicas sobre el medio acuático, como ya ha ocurrido en naufragios similares producidos en épocas recientes.

El coordinador de Medio Marino de Ecologistas en Acción, Eneko Aierbe, ha manifestado que es "imprescindible" restituir los valores ambientales y estabilidad económica de los sectores ligados al medio marino a su estado anterior". Aierbe manifiesta que el buque habría presentado varias carencias e infracciones en materia de extinción de incendios en las últimas inspecciones realizadas. Finalmente, advierte de que es "muy probable" que la marea negra llegue a la costa, ya sea a la costa cantábrica o a la francesa, y lamenta que volverán a repetirse las imágenes guardadas en la retina con vertidos que tiñen de negro la costa y sus habitantes.

España colabora con Francia con un avión y un buque

La autoridad marítima española colabora con Francia en las operaciones de emergencia del Grande América con el avión Sasemar 103 y el buque Luz de Mar, ha informado hoy el Ministerio de Fomento. El buque de Salvamento Marítimo Luz de Mar llegó ayer a la zona para participar en las labores de recogida de contaminación con sus barreras oceánicas y tangones, uniéndose a los buques que han estado colaborando en el dispositivo, Alonso de Chaves y María de Maeztu. Por su parte, el avión Sasemar 103 realiza vuelos a diario, desde el pasado 16 de marzo, para comprobar la evolución del vertido. Además, se mantiene activada la fase de alerta del Plan Marítimo Nacional.

El buque mercante Grande America se hundió el pasado12 de marzo a unas 180 millas al oeste de punta Penmarc'h, zona SAR (Search and Rescue, Búsqueda y Rescate) asignada por la Organización Marítima Internacional a Francia, que coordina la emergencia a través de la Prefectura Marítima del Atlántico. La colaboración de la autoridad marítima española con Francia se realiza desde el pasado 14 de marzo, tras la activación del Plan Golfo de Vizcaya (plan de colaboración entre ambos países en caso de siniestro en el Atlántico).

Comentarios