martes 27/10/20
CANTABRIA

La empresa cántabra Efasys Medical distribuye a todo el país su mascarilla "100% hecha en España"

Consejero empresa Cantabria mascarillas
El consejero de Industria en la empresa cántabra de fabricación de mascarillas Efasys Medical

En el polígono de Cros de Maliaño (Camargo) tres emprendedores han puesto en marcha la primera fábrica de producción industrial de mascarillas de Cantabria, Efasys Medical, desde la que distribuyen a toda España el modelo quirúrgico IIR de cinco capas, "cien por cien hecho en España". Producen 8.000 mascarillas al día, con tejido que también se fabrica en nuestro país, y tienen capacidad para llegar a las 70.000 unidades diarias a doble turno.

Así se lo han explicado al consejero de Industria e Innovación, Francisco Martín, al que han invitado a conocer junto con su equipo el proceso de producción de las mascarillas, cuando se cumplen dos meses de la puesta en marcha de la fábrica, que da empleo a día de hoy a cuatro trabajadores, a los que se sumarán tres más cuando implanten el segundo turno. Además, según ha explicado el CEO de Efasys Medical, Jesús Gutiérrez, la idea de fabricar mascarillas surgió en pleno confinamiento y se ha materializado en los primeros días de junio.

El consejero, que ha estado acompañado por el director de Sodercan, Javier Carrión, y los directores de Industria e Innovación, Raúl Pelayo y Jorge Muyo, ha valorado el "esfuerzo y arrojo" de estos tres emprendedores que desarrollan su actividad profesional en el ámbito de las energías alternativas y que se lanzaron a este proyecto por la necesidad que había de mascarillas en España durante las primeras fases de la pandemia.

De esta forma, Martín ha destacado la importancia de no depender de suministradores extranjeros para evitar las dificultades de aprovisionamiento que se produjeron durante el Estado de Alarma y ha felicitado a los tres socios de Efasys Medical por su "valentía" al embarcarse en el proyecto de fabricar una máquina que no existía en España para fabricar mascarillas "100% made in Spain", con tejido que también se fabrica en España, productos de proximidad y mano de obra local. El consejero también ha destacado la rápida reacción que en este sentido tuvieron empresas como Siderit, ASPLA o Textil Santanderina, cuyas instalaciones ha visitado en las últimas semanas.

Diseñada por la Agencia Española Textil (AITEX), la mascarilla es de tipo quirúrgico 2R, pero el problema para la fabricación de las cinco capas es que no existía una máquina capaz de automatizar la producción, algo que la empresa cántabra consiguió en junio.

Las mascarillas que se producen en Maliaño son de cinco capas con capacidad filtrante superior al 98 por ciento. El material son tejidos no tejido (non-woven) formados por polipropileno compactado con variadas características de transpirabilidad, porosidad y otras cualidades. La principal es que en unas micras por capa se puede disponer de la máscara quirúrgica sin altos espesores y con un sistema de fabricación de termo soldadura por ultrasonidos.

Según ha explicado Gutiérrez, la producción se vende a toda España por medio de distribuidores nacionales y grandes superficies. El 70 por ciento de esa producción se queda en Cantabria. La capacidad de producción en la actualidad es entre 8.000 y 10.000 mascarillas al día en un solo turno, si bien la empresa sigue en el proceso de la puesta a punto de la maquinaria.

Está prevista una capacidad máxima de 70.000 unidades diarias haciendo dos turnos e incorporando otra máquina para insertar la goma de las orejas. Las mascarillas de Efasys Medical también pueden adquirirse online en www.mascarillaespañola.es.

Efasys Energía S.L. es una empresa de reciente creación que inicialmente se dedicaba a las energía renovables. Ante la situación creada por el desarrollo del COVID 19 y la dependencia de terceros países para la adquisición de material sanitario, comenzó a desarrollar la posibilidad de implantar una línea de producción en Cantabria para abastecer a la población y a través de la marca comercial Efasys Medical llevó a cabo un trabajo de I+D en tejidos filtrantes para la elaboración de mascarillas quirúrgicas sin dependencias asiáticas.

Tras un estudio minucioso de las opciones de maquinaria y materias primas disponibles, la opción elegida por el equipo fue la fabricación de la mascarilla quirúrgica IIR por ser un producto desechable y adaptable a todos los usuarios, además de aportar la máxima seguridad al usuario (siguiendo la norma española vigente).

Comentarios