domingo 25/10/20
CANTABRIA

Encuentran savia de árboles de hace 100 millones de años preservada en ámbar del yacimiento de El Soplao

Encuentran savia de árboles de hace 100 millones de años preservada en ámbar
Encuentran savia de árboles de hace 100 millones de años preservada en ámbar

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el Museo Geominero (IGME), el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford (Reino Unido) han encontrado, por primera vez, restos de savia elaborada en muestras de ámbar del Cretácico, un descubrimiento que abre la puerta a nuevas líneas de investigación en paleontología.

El hallazgo, realizado en muestras de ámbar procedentes del yacimiento de El Soplao, en Cantabria, permitirá avanzar en la identificación de los árboles que produjeron la resina en el pasado geológico, el reconocimiento de aspectos fisiológicos de estas antiguas plantas resinosas y la determinación de aspectos ambientales de los antiguos bosques. Los resultados, publicados en la revista 'Scientific Reports', permitirán además reconstruir el paleoambiente donde se generó el ámbar, así como otras características biológicas de aquellos bosques cretácicos, como su fisiología.

Los autores declaran que "este conocimiento ayudará también a comprender cambios climáticos del pasado, que pueden contribuir a conocer los del presente. Igualmente, las dobles emulsiones son en la actualidad un destacado campo de investigación, que podría aportar valiosa información en la producción de nuevos materiales industriales".

"En un futuro inmediato es presumible que este trabajo se convierta en una referencia obligada de la paleoecología del Cretácico"

Los residuos de savia, que quedaron fosilizados como diminutas gotas a modo de emulsiones en una matriz de resina, contienen restos de azúcares. La caracterización se realizó mediante diversas técnicas estadísticas y analíticas, como la microscopía óptica y electrónica y la espectroscopía para análisis geoquímicos elementales y de masas.

Las pseudoinclusiones en el ámbar habían sido interpretadas en el pasado como vestigios de protistas u otros organismos no identificados de carácter microscópico, pero este trabajo refuta tal interpretación y demuestra que son restos de la actividad orgánica de los árboles resinosos productores del ámbar. Los miembros del equipo, además, han concluido que "en un futuro inmediato es presumible que este trabajo se convierta en una referencia obligada de la paleoecología del Cretácico".

Comentarios