domingo 24/1/21
MEDIO RURAL

Equo celebra la sentencia del Supremo a favor del lobo y emplaza a Parlamento y Desarrollo Rural a "abrir el diálogo"

Lobo
Lobo

Equo Cantabria ha celebrado la reciente sentencia del Tribunal Supremo que determina que el lobo es especie protegida también en la región y ha emplazado al Parlamento y a la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a "abrir el diálogo a todas las voces" que pretenden apoyar medidas de convivencia entre la ganadería extensiva y esta especie.

Los coportavoces de Equo Cantabria, Dolores Póliz y Gabriel Moreno, han destacado que el Supremo indica en su sentencia que los controles poblacionales del lobo "se estaban llevando a cabo sin ajustarse a la normativa vigente" y que, aunque en determinadas comunidades autónomas al norte del Duero esté declarado como especie cinegética, esa consideración "no le priva de su status de especie de interés comunitario, por tanto, de especie protegida".

"Con independencia de que el lobo se declare especie cinegética, su caza o control poblacional siempre debe tener como finalidad el mantenimiento de la población en un estado de conservación favorable y la caza no puede ser la única medida de gestión de la especie", han defendido en un comunicado. "Matar lobos no debe reemplazar a un sistema general de medidas destinadas a la prevención de los ataques", han añadido, destacando la necesidad de hacer "un esfuerzo para la conciliación" de la especie en los montes de Cantabria y también el apoyo y protección de las familias dedicadas a la ganadería extensiva.

Equo ha insistido en la importancia de un diálogo de los sectores implicados para "garantizar la convivencia lobo y ganado"

Para ello, Equo ha insistido en la importancia de un diálogo de los sectores implicados para "garantizar la convivencia lobo y ganado" y que la sociedad conozca el coste económico y emocional que supone a estas familias ganaderas. Y al ser un "problema complejo", a su juicio exige de un debate basado en estudios científicos de la población de lobos y de ataques y daños que provocan, junto a un análisis de las distintas alternativas para minimizar estos perjuicios. En este sentido, ha apuntado a medidas como aumentar las subvenciones para la compra de mastines; contratación de los tradicionales pastores, que "aumentaría el empleo joven y local", restauración de cabañas ganaderas de montaña, cierres móviles, etcétera.

Así, ha apostado por terminar con la caza furtiva, batidas de lobos en época de cría y matanzas de lobas con cachorros y usar la caza "estrictamente como marca la normativa europea, como último recurso", así como por poner más en valor las buenas prácticas que se dan en otros lugares en esta materia.

Comentarios