viernes 03.04.2020
CASTRO URDIALES

EQUO denuncia falseamiento y ocultación de datos en la tramitación ambiental del modificado de la fábrica de Lolín

El convenio entre la empresa, propiedad del secretario general del PRC en Castro Urdiales, y el Ayuntamiento ha provocado denuncias de Podemos por “irregularidades importantes” y la dimisión de dos miembros del Comité Local del partido por “falta de información y participación”.

Jesús Gutiérrez (der.), junto a Miguel Ángel Revilla en un acto del PRC de Castro Urdiales
Jesús Gutiérrez (der.), junto a Miguel Ángel Revilla en un acto del PRC de Castro Urdiales

El proceso administrativo para la firma del convenio entre el Ayuntamiento de Castro Urdiales y Conservas Lolín que permite el traslado de la fábrica al polígono industrial de Vallegón ha estado marcado no solo por las denuncias de varios partidos por “irregularidades importantes” tanto en el cumplimiento de los “principios de transparencia y publicidad” como en el ámbito urbanístico, sino por varias dimisiones dentro del PRC, partido del que es secretario general en el municipio el propietario de la conservera, Jesús Gutiérrez, que también renunció a su acta de concejal. La firma de dicho convenio a principios de junio no ha terminado, sin embargo, con las sospechas de irregularidades en el proceso, provocando este lunes una nueva denuncia por parte de uno de los partidos más críticos con este procedimiento.

En esta ocasión, EQUO Cantabria ha denunciado el trámite ambiental del modificado del Plan General de Castro Urdiales, cuyo objetivo no era otro que la recalificación de la fábrica de anchoas Lolín. Según la formación, este modificado se ha llevado a cabo con un "falseamiento y manipulación de datos" por parte de la propiedad para ocultar una "supuesta usurpación de suelo público", lo que a su entender, "invalidaría el convenio urbanístico y el trámite ambiental".

El partido ecologista ha revelado que ya ha trasladado estas “presuntas irregularidades” a la Dirección General de Ordenación del Territorio

En este sentido, el partido ecologista ha revelado que ya ha trasladado estas “presuntas irregularidades” a la Dirección General de Ordenación del Territorio a través de un escrito en el que solicita la apertura de un expediente por infracción grave del trámite de evaluación ambiental, así como la suspensión del trámite ambiental seguido con la modificación del PGOU afectada por el Convenio Lolín. Asimismo, presentará un escrito por el mismo motivo ante el Colegio Profesional de Ingenieros de Caminos de Cantabria.

Por otro lado, EQUO Cantabria también ha solicitado al Ayuntamiento de Castro Urdiales la apertura de un expediente de investigación, y considera que esta cuestión pondría en entredicho la evaluación ambiental del modificado del PGOU y, por tanto, del Convenio Lolín.

INFORMACIÓN NO FIABLE

En concreto, la formación asegura que en toda la tramitación ambiental se ha dado una información "no fiable", la que incorpora la propiedad en la memoria ambiental y en el documento preliminar del modificado del Plan General presentado para obtener el informe ambiental.

Según relata en un comunicado de prensa, en la memoria, el promotor dice que la parcela de la fábrica tiene 6.178 metros cuadrados y afirma que hay errores topográficos entre los planos del Plan General de Ordenación Urbanística que se estiman en 600 m2.

Sin embargo, EQUO sostiene que "no hay errores topográficos sino una intención de ocultar que dentro de la fábrica de Lolín hay una porción de suelo peatonal que no se respetó en el momento de ejecutar la obra de la fábrica de anchoas".

EQUO sostiene que "no hay errores topográficos sino una intención de ocultar que dentro de la fábrica de Lolín hay una porción de suelo peatonal"

EQUO añade que sobre la ortofoto de la fábrica de Lolín, se ha pintado en amarillo la parte de suelo peatonal que se incorporó dentro de los muros de la fábrica, y asegura que en los planos presentados por el promotor en el trámite ambiental se oculta que este suelo está calificado por el PGOU como espacio peatonal, atribuyéndose a la propiedad de la fábrica de Lolín.

Según EQUO, ni la Dirección General de Ordenación del Territorio ni el Ayuntamiento de Castro Urdiales han advertido ni comprobado el desfase entre los planos del Plan General y la propiedad que se atribuye el promotor del Convenio Lolín.

Dice EQUO en su escrito que ha podido producirse "falseamiento y manipulación al presentar como un supuesto error de topografía cuando en realidad lo que se pretende es ampliar la superficie de la parcela sometida al trámite ambiental en beneficio de los intereses económicos del promotor y en detrimento del dominio público".

DENUNCIAS Y DIMISIONES

La nueva denuncia de la formación ecologista se produce casi dos meses después de la firma del convenio y de numerosas críticas tanto de EQUO como de Podemos, partido este que hizo hincapié en abril en una serie de incumplimientos urbanísticos, así como del incumplimiento del coeficiente de edificabilidad y del porcentaje de ocupación de la parcela.

Cabe recordar que la aprobación de este convenio supuso la dimisión de Jesús Gutiérrez como concejal y portavoz del PRC en el Ayuntamiento para evitar ausentarse de la votación que debía aprobar el traslado de la fábrica, para lo que se requería mayoría absoluta al conllevar una modificación del PGOU, y que su partido se quedara sin un edil durante el proceso.

Sin embargo, Gutiérrez sigue siendo secretario general de la formación regionalista en el municipio, y el modo en que dirige el partido en los últimos meses ha provocado un malestar entre algunos miembros del Comité Local, que han terminado por dimitir después de la aprobación del Convenio Lolín, como lo define EQUO.

En concreto, Luis Alonso Fernández y María Maciel González criticaron la “falta de información y participación” en la decisión del partido sobre dicho convenio, de la que se enteraron “con posterioridad a la votación en el Pleno”. Según detallaron en nota de prensa, el proceso comenzó con la postura "contradictoria" de Gutiérrez en la primera propuesta sobre el nuevo contrato del Castrobús, en la que el líder del PRC votó a favor en comisión municipal y en contra en el Pleno porque votó en contra el comité. "El ambiente en sucesivos comités se fue deteriorando hasta que tomó la decisión personal de no seguir convocando a este órgano para decidir la postura del Grupo Municipal en el resto de los plenos", han explicado.