jueves 14.11.2019
INFRAESTRUCTURAS

“Están dejando morir de inanición” a los Cercanías con “constantes llamamientos” al AVE, “el mayor cáncer en materia ferroviaria”

Cantabria por lo Público y Sin Recortes reclama un Plan de Choque en el último día de campaña, cuando además se registran retrasos en la línea Santander-Liérganes por una incidencia “menor” que no tiene previsión de arreglarse.

Tren de Cercanias de Renfe
Tren de Cercanias de Renfe

Durante estos ocho días de campaña electoral, la más corta de la democracia, los partidos políticos han estado reivindicando diferentes medidas en materia económica, laboral y social. Y a pesar de sus diferencias, la mayoría de formaciones han coincidido en hacer de las conexiones ferroviarias uno de sus principales estandartes de cara al 10N. Concretamente, el AVE con Madrid (que el PSOE prometía esta semana para 2024) y un tren que conecte Santander con Bilbao de forma directa y rápida. Sin embargo, y salvo contadas excepciones, los servicios de Cercanías en Cantabria han pasado desapercibidos. Se han mencionado, es cierto, y en casos como Unidas Podemos o el PRC se han reivindicado de forma explícita y no como parte de otras medidas, pero en este final de campaña la realidad ha vuelto a colocar la renovación de este servicio como una urgencia para miles de cántabros.

A lo largo de este viernes los trenes de Cercanías han estado registrando retrasos de unos 10 minutos de media

En este último día de campaña Cantabria por lo Público y Sin Recortes ha reclamado paliar la “grave” situación que viven los Cercanías en la comunidad, un servicio que “no está muriendo”, sino que “lo están dejando morir por inanición”. A su juicio, el AVE es “el mayor cáncer en materia ferroviaria” en Cantabria, pues su reivindicación resta recursos que podrían destinarse a un servicio mucho más necesario para las cerca de 700.000 personas que cogen uno de estos trenes en Cantabria.

Entre sus críticas destacan los constantes retrasos en el servicio, algo que también se ha producido en este último día de campaña. Y es que a lo largo de este viernes los trenes de Cercanías han estado registrando retrasos de unos 10 minutos de media. Por un lado, en la línea Santander-Liérganes, donde se ha producido una incidencia “menor”, según fuentes de Renfe y Adif consultadas por Europa Press, en el tramo entre El Astillero y Maliaño. Por otro, en el trazado que va desde la capital hasta Torrelavega, en este caso a consecuencia del temporal de viento y lluvia en este caso, habiéndose normalizado ya el servicio.

La avería, según estas mismas fuentes, se habría producido el miércoles por la tarde en la instalación de bloqueo entre Astillero y Maliaño, lo que ha provocado demoras de determinados servicios, de entre 5 y 10 minutos, según el operador ferroviario. Este fallo todavía no está arreglado ni hay previsiones de cuándo lo estará.

PLAN DE CHOQUE

Ante esta situación y los retrasos que se repiten semana tras semana (en agosto llegaron a registrarse en dos días más de 30 suspensiones), Cantabria por lo Público y Sin Recortes, que se ha manifestado en la estación de Adif en Santander, ha reclamado un Plan de Choque para paliar el “deterioro” del servicio. Un deterioro que, aseguran, afecta también a trenes de media y larga distancia tanto de Renfe como de la antigua Feve.

En las últimas dos décadas se han invertido en el AVE más de 45.000 millones de euros, en detrimento de las Cercanías, según Cantabria Por lo Público

Es por ello que reclaman igualmente a los gobiernos central y autonómico que "se deje de hablar" de la alta velocidad. "Los constantes llamamientos a la llegada del AVE a Cantabria por los diferentes partidos políticos, como el PRC, PSOE, PP y Ciudadanos, lo que van a provocar en los servicios de Cercanías es que se deterioren más por el desvío de dinero", ha avisado Sergio Tamayo, que ha ejercido de portavoz de la plataforma que integra a distintos colectivos, entre organizaciones sociales, políticas y sindicales.

En declaraciones a los periodistas ha denunciado que las "desorbitadas" inversiones en infraestructuras para alta velocidad están provocando que la convencional se esté "desmantelando" y, en consecuencia, se estén "empeorando" los servicios de Cercanías y Media y Larga Distancia, con "continuos" retrasos, supresiones de trenes -casi 500 este verano- y falta de información a los usuarios, entre otras cosas, como también la falta de personal.

Por eso, desde Cantabria por lo Público instan al Ejecutivo cántabro a que, a su vez, inste al Ministerio de Fomento un Plan de Choque para "parar" la situación en las Cercanías, que empiece con la búsqueda de trenes "donde sea" -el ancho métrico de Cantabria también existe en Cataluña, País Vasco y Comunidad Valenciana- y que estén "en buenas condiciones" para que los traigan y puedan prestar servicio en esta región, que cuenta con un material "muy envejecido" que genera "muchos problemas". En este sentido, Tamayo ha apuntado que algunas unidades tienen "más de 35 años" y a veces, cuando se estropean, ni siquiera hay repuestos para arreglar los desperfectos.

También ha comparado la situación en Cantabria con la de la comunidad vecina de Asturias, donde hay "muchísimas supresiones" más de servicios. Allí, el Gobierno del Principado ha ejercicio mayor "presión" al Estado, que se ha comprometido a adquirir trenes de segunda mano con los que paliar la falta de material existente. Es lo que reclama el colectivo para esta región, consciente de que solventar la situación a corto plazo es "muy complicado", más con la compra de unidades nuevas, que tardaría en llegar "unos cuantos años", entre que se licita y se adquiere.

INVERSIONES Y VIAJEROS

Al hilo de lo anterior, Tamayo ha indicado que el 70% del presupuesto del ferrocarril se destina a la construcción de más líneas de alta velocidad -más de 45.000 millones de euros en las dos últimas décadas-, que "solo" utilizan 23 millones de viajeros, mientras que el 30% restante del dinero va a las Cercanías de Renfe y Feve, que usan más de 500 millones de personas.

En este sentido, se ha referido también a la "sangría" de viajeros, que han pasado de 4,1 millones a 2,4 en Feve en ochos años y de 1,2 millones a 600.000 en Renfe en cuatro ejercicios, es decir, la mitad. "La cosa es muy grave", ha alertado el portavoz de la plataforma, que ha llamado a "coger el toro por los cuernos". Asimismo, ha indicado que en las últimas dos décadas se han invertido en el AVE más de 45.000 millones de euros, en detrimento de las Cercanías.

"Sin inversiones en infraestructuras y personal no hay servicio que pueda aguantar el paso del tiempo y pueda desarrollar su labor de manera eficaz", avisa la plataforma. "No puede ser que nos habituemos a esta lamentable situación", que está "causando verdaderos quebraderos de cabeza a los usuarios del transporte público". Todo ello mientras en febrero Renfe anunció una subida de tarifas para los usuarios.

Comentarios