Viernes 19.10.2018
MEDIO AMBIENTE

Un estudio concluye que el aumento del nivel del mar desencadenará cambios en el ecosistema de las Marismas de Santoña

Según el proyecto Mares, un incremento de la zona inundada de hasta 192 hectáreas podría afectar hasta a 36 hábitats tanto marinos como terrestres y hasta a un 47% del valor económico actual de los servicios que los ecosistemas de este estuario y de las zonas costeras adyacentes proporcionan a la sociedad.

Marismas de Santoña, Noja y Joyel
Marismas de Santoña, Noja y Joyel

Un estudio del proyecto MARES (Elaboración de MApas de Riesgo de los sistemas naturales frente al cambio climático en los EStuarios cantábricos), que ha evaluado los impactos del cambio climático sobre los hábitats de las Marismas de Santoña, concluye que el aumento del nivel del mar desencadenará cambios en el ecosistema del estuario. En concreto, el estudio prevé un incremento de la zona inundada de hasta 192 hectáreas, inundación que afectaría a 36 hábitats tanto marinos como terrestres. En el proyecto, desarrollado por el IHCantabria (Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria) con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, se han identificado las zonas inundadas como consecuencia del aumento del nivel del mar bajo diferentes escenarios de cambio climático en cuatro estuarios de la Cornisa Cantábrica: Eo (Galicia/Asturias), Villaviciosa (Asturias), Santoña (Cantabria) y Txingudi (País Vasco).

Los hábitats intermareales se verán fuertemente afectados salvo que se tomen medidas para favorecer su conservación

Según han informado fuentes del IHCantabria, los resultados muestran que aquellos estuarios que se encuentran rodeados de terrenos localizados a cotas muy bajas, como las Marismas de Santoña, presentan mayores zonas que se podrán ver inundadas en el futuro. Concretamente, se prevé un incremento de la zona inundada de hasta 192 hectáreas en el escenario "más pesimista" propuesto por el IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) (RCP8.5). Dicha inundación afectará a 36 hábitats tanto marinos como terrestres presentes en las Marismas de Santoña, los cuales albergan una gran biodiversidad capaz de proporcionar multitud de beneficios a la sociedad a través de los servicios ecosistémicos. En este sentido, los hábitats intermareales se verán fuertemente afectados por el aumento del nivel del mar salvo que se tomen medidas para favorecer su conservación, como puede ser permitiendo su migración hacia cotas más elevadas. Asimismo, la diversidad de hábitats terrestres potencialmente expuestos al aumento del nivel del mar se caracterizan por presentar una diferente vulnerabilidad a la inundación marina, lo cual determinará su capacidad para resistir o recuperarse de dichas perturbaciones y para seguir proporcionando bienes y servicios.

Para conocer las consecuencias ecológicas y socioeconómicas del aumento del nivel del mar se han evaluado, a través de una metodología específicamente desarrollada para ello por IHCantabria, 31 servicios que proporcionan los hábitats identificados en las Marismas de Santoña, entre los que se incluyen servicios de abastecimiento (por ejemplo alimentos), de regulación (como protección de la costa) y culturales (como actividades de ocio al aire libre). Como resultado de este estudio se ha obtenido una estimación del grado de impacto de diferentes aumentos del nivel del mar sobre la estructura y funcionamiento ecológico de cada uno de los hábitats, a partir de lo cual se han inferido también las consecuencias económicas derivadas de la consiguiente pérdida de servicios ecosistémicos. En un "escenario pesimista" de cambio climático (RCP8.5) que proyecta un aumento del nivel del mar de 0.59 metros para 2100 en las Marismas de Santoña, se podría ver afectado hasta un 47% del valor económico actual de los servicios que los ecosistemas de este estuario y de las zonas costeras adyacentes proporcionan a la sociedad.

Una propuesta de medidas de gestión del ecosistema se ha puesto a disposición de los gestores de los espacios naturales

Puesto que los estuarios del norte peninsular son "especialmente vulnerables" al aumento del nivel del mar, es de "gran importancia" desarrollar instrumentos de gestión que incorporen los efectos del cambio climático para orientar medidas de adaptación y mitigación desde una visión integradora de todos los intereses (social, ecológico y económico) que coexisten en las zonas costeras. Por esta razón, con base en la información generada y los resultados obtenidos en el proyecto MARES se ha elaborado una propuesta de medidas de gestión del ecosistema del estuario en un contexto de cambio climático, haciendo especial énfasis en el mantenimiento de los servicios que proporcionan y en la sostenibilidad a largo plazo. Dichas medidas de gestión se han puesto a disposición de los gestores de los espacios naturales objeto de estudio en las cuatro comunidades autónomas implicadas. Toda la información está disponible en la página web del proyecto mares.ihcantabria.es, desde donde se puede acceder a un visor cartográfico interactivo y dinámico que muestra los cambios ocasionados por el aumento del nivel del mar en el ecosistema del estuario bajo diferentes escenarios de cambio climático. MARES se enmarca en el proyecto Life Ip Intemares Gestión integrada, innovadora y participativa de la Red Natura 2000 en el medio marino español, que coordina el Ministerio para la Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidad.

Comentarios