lunes 30.03.2020
INDUSTRIA

La fábrica de Sniace vuelve a echar humo tras tres años de lucha de la plantilla

Unos 60 trabajadores han puesto en marcha la maquinaria este lunes para comenzar a producir la celulosa y la energía en su sede de Torrelavega.

La fábrica de Sniace ha vuelto a funcionar
La fábrica de Sniace ha vuelto a funcionar

Sniace ha puesto este lunes en marcha la fábrica de celulosa y energía que la empresa tiene dentro del recinto fabril del Grupo ubicado en Torrelavega.

Esta decisión se produce una vez que la empresa haya conseguido todos los permisos administrativos necesarios para el reinicio de la actividad productiva y una vez concluidos los trabajos de mantenimiento necesarios, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Asimismo, la compañía ha dado por finalizado el proceso la formación del personal que se va a reincorporar a las distintas divisiones que se pondrán en funcionamiento dentro de las fábricas de celulosa y energía, así como las pruebas previstas dentro de la planta de cogeneración y tras haber cerrado los contratos de suministro de las distintas materias primas necesarias para la actividad.

Según ha explicado el secretario del comité de empresa, Antonio Pérez Portilla, unos 60 trabajadores -40 de celulosa y 20 de la central eléctrica-, han acudido este fin de semana a la fábrica para adaptarse a sus nuevos puestos de trabajo después de tres años de cierre, y para distribuir a los trabajadores en distintos equipos.

Ha señalado que el proceso arranque e inicio de la producción tanto el Celltech como en cogeneración y la propia Sniace está siendo "un poco lento" debido a que los trabajadores llevan mucho tiempo sin desempeñar sus labores, pero ha confiado en que en los próximos días todo vaya con normalidad.

Pérez Portilla, quien ya se ha incorporado al trabajo, ha destacado la "satisfacción" de ver de nuevo en marcha una fábrica que "querían cerrar dejando en la calle a todos sus trabajadores", aunque ha apuntado que la situación se torna como "la doble cara de una moneda".

Y es que, al contrario de lo que pasó hace 23 años cuando las fábricas arrancaron simultáneamente, ahora "unos empezamos a trabajar" mientras que otros "tienen que esperar" unos 10 meses más a la puesta en marcha de Viscocel, fábrica en la que la compañía realizará "inversiones nunca vistas" por valor de 8 millones de euros.

Por otro lado, ha apuntado que, aunque no les han informado de los objetivos de producción ni de si la compañía ya tiene encargos, entiende que "el objetivo será producir lo máximo posible", para lo cual también se van a hacer esas inversiones en Viscocel.

"Espero que todo resulte y que logre una fábrica competitiva dentro del sector, cuyo mercado es complicado", ha añadido Pérez Portilla que, en cualquier caso, ha insistido en su "confianza en el futuro" después de haberla mantenido durante todo este tiempo.

Sniace también ha sido noticia esta semana por que la Agencia Tributaria (AEAT) ha concedido a la compañía el aplazamiento y el fraccionamiento del pago de la deuda privilegiada derivada de su concurso de acreedores, que es superior a los 7,7 millones de euros.

Este acuerdo está condicionado a la formalización de una serie de garantías en el plazo de dos meses.

Comentarios