viernes 21.02.2020
ULTRADERECHA

La Fiscalía no ve delito de odio en los ataques ultraderechistas a Pablo Iglesias en Santander

Interesa la incoación de juicio por delito leve por la agresión al periodista denunciante, pero también la inadmisión del resto de la querella, es decir de los delitos de incitación al odio y de convocatoria ilegal de manifestaciones, a pesar de que la convocatoria de la protesta ultraderechista no fue comunicada a la Delegación del Gobierno español en Cantabria.

“¿Podemos llevar la del Águila?”, “no llevéis la del Águila, que es lo que quieren”, “llevamos bates y le abrimos la cabeza” o “sin piedad, y a todos los rojos también, de uno en uno al paredón” son algunos de los mensajes del grupo de WhatsApp en el que se convocó la protesta ultraderechista.

Imagen de la protesta ultraderechista del pasado 27 de octubre ante el Palacio de Festivales de Cantabria
Imagen de la protesta ultraderechista del pasado 27 de octubre ante el Palacio de Festivales de Cantabria

La Fiscalía ha interesado la inadmisión de la querella presentada por el periodista que fue víctima de los ataques ultraderechistas que se produjeron el pasado 27 de octubre durante la visita de Pablo Iglesias en Santander, excepto en relación con la agresión sufrida por el denunciante –director del diario elfaradio–, sobre la que interesa la incoación de juicio por delito leve.

En su escrito al Juzgado de Instrucción nº 5 de Santander, al que ha tenido acceso este diario, el fiscal interesa la inadmisión de la querella en relación con los delitos de incitación al odio y de convocatoria ilegal de manifestaciones, a pesar de que el grupo de WhatsApp en el que se convocó la protesta ultraderechista contenía mensajes como “¿podemos llevar la del Águila?”, “no llevéis la del Águila, que es lo que quieren”, “llevamos bates y le abrimos la cabeza” o “sin piedad, y a todos los rojos también, de uno en uno al paredón” y a pesar de que la convocatoria de la protesta no fue comunicada a la Delegación del Gobierno español en Cantabria.

“Dar la bienvenida a Pablo Iglesias con banderas de España y gritos de viva España no puede calificarse de incitadora al odio”

El fiscal considera que la convocatoria de una concentración a través del grupo de WhatsApp para “dar la bienvenida a Pablo Iglesias con banderas de España y gritos de viva España no puede calificarse de incitadora al odio o dirigida a instar la comisión de delitos” porque “son reiterados los mensajes en los que se insta a guardar respeto, llegando a expulsar a varios integrantes del grupo por desatender tales indicaciones, y sin que en ningún momento se promueva o sugiera el empleo de la violencia en tal concentración o la comisión de delitos”. El fiscal reconoce que “ciertamente, algunos de los numerosísimos participantes del grupo realizan manifestaciones injuriosas e incluso de cariz intimidatorio”, pero considera “evidente que en muchos casos son comentarios gratuitos o meras tonterías”, por lo que concluye que “no puede deducirse la organización por los querellados de una concentración violenta o delictiva”.

Sobre la agresión ultraderechista sufrida por el periodista, el fiscal entiende que constituiría un delito leve que “habría de enjuiciarse con las posibles coacciones y amenazas de carácter leve que se relatan”.

Por todo ello, la Fiscalía interesa la inadmisión de la querella en relación con los delitos de incitación al odio y de convocatoria ilegal de manifestaciones, y la incoación de un delito leve por lesiones, amenazas e injurias.

Tras el pronunciamiento del fiscal, ahora es el Juzgado de Instrucción nº 5 de Santander el que debe valorar los hechos.

Otro juzgado de instrucción de Santander acordó recientemente archivar “por falta de autor conocido” la denuncia presentada por una operadora de cámara de Europa Press TV que también fue víctima de un ataque durante la misma protesta ultraderechista.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad