jueves 29/10/20
GANADERÍA

Los ganaderos piden una reunión urgente de Sanidad Animal por el incremento de la tuberculosis

ASAJA ya pidió en enero esta reunión con la Consejería de Medio Rural, pero todavía no ha recibido respuesta.

Ciudadanos quiere que se paguen cuanto antes las indemnizaciones por ataques de lobos
Vacas

El pasado 25 de enero la Asociación ASAJA Cantabria celebró las I Jornadas de tuberculosis y brucelosis, donde se puso de relieve el “desastre que supone para muchas explotaciones” el protocolo de detección de tuberculosis, calificado como antiguo por muchos expertos. Un día después varias organizaciones agrarias solicitaron, “con carácter urgente”, una reunión de la Mesa de Sanidad Animal. Hasta la fecha la Consejería de Medio Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad del Gobierno de Cantabria no ha concretado dicha cita, por lo que ASAJA ha vuelto a pedir al consejero, Jesús Oria, dicho encuentro.

Como ha señalado la asociación, en las jornadas fueron los propios ganaderos, “unos 500”, quienes mostraron su “malestar con las pruebas que realiza la Consejería y el trato que reciben”. Por eso, ASAJA consideró prioritario que se celebrara la Mesa, en la que deben estar representadas las organizaciones agrarias, la dirección general de Ganadería y la dirección general del Montes para tratar la actividad cinegética, porque la fauna silvestre es un reservorio de esta enfermedad.

Según ha comunicado la asociación, hasta la fecha no ha recibido contestación, “a pesar de ser un tema que genera graves problemas de viabilidad económica para las explotaciones”, que sufren vaciados sanitarios o están en alguna de las fases del proceso.

Los datos manejados por la Dirección General de Ganadería, a los que ha tenido acceso este diario, demuestran que la prevalencia de la tuberculosis en el ganado de Cantabria está “ligeramente al alza”, si bien es cierto que todavía no hay cifras oficiales del 2015. En 2014 el porcentaje fue de un 0,70% de prevalencia.

Respecto a la brucelosis, menos virulenta, en 2014 existió una prevalencia de 0,180%, reduciéndose en 2015 hasta el 0,08%.

Comentarios