domingo 05.04.2020
MEDIO AMBIENTE

Gipuzkoa ha vertido ya casi 80.000 toneladas de basura en Meruelo

Podemos teme que "se pueda estar incumpliendo el convenio" y el Gobierno asegura que se está cumpliendo “escrupulosamente”.

Vertedero de Meruelo
Vertedero de Meruelo

El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa ha depositado hasta el momento en el vertedero de Meruelo un total de 79.592 toneladas de las 90.000 autorizadas en el contrato firmado con el Gobierno de Cantabria, lo que ha generado unos ingresos de 7,2 millones de euros para la comunidad autónoma (7,1 millones de euros para la empresa pública MARE y 159.000 euros para el Gobierno autonómico en concepto de impuestos). Así lo ha señalado la vicepresidenta de Cantabria y consejera de Medio Ambiente, Eva Díaz Tezanos, en el Pleno del Parlamento, donde en respuesta a preguntas de Podemos y Ciudadanos ha asegurado que el contrato se está cumpliendo "escrupulosamente", al igual que las resoluciones aprobadas al respecto por la Cámara, algo que han cuestionado los portavoces de los partidos morado y naranja.

Según Díaz Tezanos, los ingresos de Mare por las basuras procedentes de Gipuzkoa se han destinado a liquidar las pérdidas de la empresa pública y reducir las de años anteriores, ya que según ha dicho, a 31 de diciembre de 2015 ascendían a más de 33 millones de euros, mientras que los ingresos de 2017 se destinarán a la ampliación del vertedero de Meruelo, el sellado del vertedero de Potes y el plan de abastecimiento y saneamiento. "Con esto no cubrimos ni la tercera parte de la deuda de MARE", ha dicho el portavoz de C's, Rubén Gómez, tras mostrar su "preocupación" por la situación financiera de la empresa pública, que en su opinión debería ser objeto de un debate "monográfico". Díaz Tezanos se ha mostrado abierta a dicho debate y ha recalcado que es una deuda "histórica". Además, Gómez ha opinado que el grado de cumplimiento del acuerdo al que el Gobierno llegó con Ciudadanos para aprobar el contrato está siendo "más bien escaso".

Por su parte, la portavoz de Podemos, Verónica Ordóñez, ha considerado "un poco raro" el ritmo descendente de los vertidos procedentes de Gipuzkoa pese a que finales de noviembre cerró el único vertedero que quedaba en la provincia vecina. Asimismo, Podemos teme que "se pueda estar incumpliendo el convenio" porque tras el cierre de ese vertedero, "están llegando a Meruelo también las basuras de las comarcas donde no está implantado el quinto contenedor y no llegan separadas, y que por lo tanto requieren valorización". La vicepresidenta ha explicado que se ha realizado una caracterización de los residuos y ha insistido en que las cláusulas del convenio se están cumpliendo "escrupulosamente". El ritmo al que el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa trae los vertidos a Meruelo responde a "sus necesidades, su organización y otras alternativas", ha explicado.

Comentarios