Lunes 24.06.2019
cantabria

El Gobierno exige al balneario de Liérganes conocer el estado de sus redes de agua tras el brote de legionela

La consejería de Sanidad considera que se han tomado "decisiones rigurosas, progresivas y proporcionadas que son comunes a las tomadas en anteriores ocasiones ante brotes de legionelosis", y señala que la "información completa" sobre los casos relacionados con este brote se remitió "de forma puntual" y por los "cauces oficiales".

El Gobierno ha respondido por escrito a las preguntas registradas por el grupo parlamentario Podemos.

El Gobierno exige al balneario de Liérganes un informe sobre el estado de sus redes de agua tras el brote de legionela
El Gobierno exige al balneario de Liérganes un informe sobre el estado de sus redes de agua tras el brote de legionela

El Servicio de Salud Pública del Gobierno de Cantabria ha exigido al balneario de Liérganes, gestionado por la empresa Tres Mares S.A, propiedad de Miguel Mirones, un informe técnico sobre la situación de su red de agua termal y agua caliente sanitaria tras el brote de legionelosis del pasado verano, que registró más de una decena de afectados y una fallecida.

Así lo ha dado a conocer el Gobierno de Cantabria en una de sus respuestas por escrito a una batería de once preguntas registradas por el grupo parlamentario Podemos relacionadas con el brote en este balneario.

Respecto al informe exigido al balneario, desde el Ejecutivo se indica que debe ser "detallado" sobre la situación de su red de agua termal y de agua caliente sanitaria para identificar si se da "cualquier circunstancia" en ellas que pudiera favorecer el crecimiento de la legionela y se exige que esté visado por el colegio profesional competente. Además del informe, se insta a la empresa a adoptar la medidas de corrección que en su caso se precisen.

Se trata, según explica el Gobierno, de dos medidas adicionales a las previstas en el decreto que regula los criterios higiénicos y sanitarios para la prevención y el control de la legionelosis.

La Consejería señala que el segundo episodio "se encuentra alejado del primero

En sus respuestas, el Ejecutivo insiste en las explicaciones ya dadas por la consejera de Sanidad, María Luisa Real, bien en declaraciones a los medios de comunicación o en el Pleno del Parlamento regional a solicitud de los grupos sobre dicho brote.

En la contestación a estas preguntas parlamentarias, consultadas por Europa Press, desde el Ejecutivo se señala que este brote de legionelosis en el balneario se presentó en dos agrupaciones de casos "claramente diferenciadas, tanto en el tiempo como en la asociación epidemiológica".

El Ejecutivo ya explicó que la notificación de los primeros casos se produjo el 7 de agosto, cuando el Sistema de Vigilancia Nacional notificó a la sección de Vigilancia Epidemiológica de Cantabria que dos personas habían tenido que ser hospitalizadas de fuera de esta comunidad por neumonía causada por legionella tras su estancia en el balneario. En los días posteriores se dieron a conocer otros tres casos, según explicó en el Pleno la consejera.

Además, en la contestación a Podemos se señala que entre el 10 de agosto y hasta el 11 de septiembre "no se diagnosticó ningún caso más de legionella", con el que la agrupación de casos se dio por finalizada.

La Consejería señala que el segundo episodio "se encuentra alejado del primero, tanto en el tiempo (más de un mes), como en la instalación específica que se puede asociar como fuente del contagio." Real ya explicó en un pleno del Parlamento que el 12 de septiembre se recibió notificación epidemiológica del ingreso hospitalario de dos personas. Finalmente fueron nueve los afectados por ese segundo episodio, entre ellos la fallecida.

En la respuesta parlamentaria, cuestionada por Podemos, sobre las "razones para no informar sobre el brote de legionella" en el balneario, el Gobierno señala que la "información completa" sobre los casos relacionados con este brote se remitió "de forma puntual" y por los "cauces oficiales" al Ministerio de Sanidad, al Instituto de Salud Carlos III y al Centro Europeo para el Control de las Enfermedades, algo que ya subrayó en el Pleno.

Y cuestionado por los motivos por los que no difundió a la población general lo que estaba ocurriendo, desde el Gobierno se señala que "la difusión de una alerta de salud pública es del máximo interés cuando esta información puede aportar algún beneficio en su control y erradicación; o para evitar la difusión de informaciones confusas o erróneas".

La Consejería considera que, en este caso, "ha informado repetidamente, de manera completa y precisa, en forma de comunicado oficial para evitar especulaciones e informaciones confusas, como por los técnicos de salud pública y la propia consejera en intervenciones radiofónicas".

El Gobierno de Cantabria ha respondido por escrito a las once preguntas registradas por el grupo parlamentario Podemos relacionadas con el brote en este balneario

Podemos también ha cuestionado los motivos por los que no se decretó el cierre del balneario y el Gobierno se defiende diciendo que el protocolo de vigilancia de legionelosis de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica señala que las medidas deben establecerse "con una gradación en función de la situación del brote en cada momento, que irá desde el refuerzo de la vigilancia de los casos, a la realización de inspecciones sanitarias en las instalaciones o el cierre cautelar de
las mismas".

También subraya que la guía de actuación frente a la legionelosis del Ministerio de Sanidad indica que "el tratamiento de desinfección debe abordarse aún en ausencia de resultados microbiológicos" y "deberá escogerse un procedimiento que afecte lo menos posible a la vida diaria de la institución". "Esto es especialmente importante en hoteles u hospitales que continúen con su funcionamiento habitual", mantiene la Consejería.

Sanidad afirma que todas estas medidas se han tomado en este caso, incluida la paralización de los circuitos de inhalación respiratoria y niebla, de la Piscina del Rey y de la Piscina del Infante.

Por ello, considera que se han tomado "decisiones rigurosas, progresivas y proporcionadas que son comunes a las tomadas en anteriores ocasiones ante brotes de legionelosis.