viernes 22.11.2019
LABORAL

GSW reincorpora al sindicalista de USO despedido con “voluntad represiva”

El sindicato ha explicado que se mantienen “todas y cada una de las condiciones laborales”, y espera que el otro trabajador despedido “por análogas circunstancias” reinicie su actividad próximamente.

Representantes de USO durante una manifestación ante GSW
Representantes de USO durante una manifestación ante GSW

La empresa Global Steel Wire (GSW) ha reincorporado este lunes al sindicalista de USO despedido el pasado mes de mayo, tras la sentencia del Juzgado de lo Social número 5 de Santander que ordenó la inmediata readmisión del trabajador, al considerar que su despido era nulo por vulnerar el derecho fundamental a la libertad sindical.

Además, la sentencia, que la empresa ha anunciado que va a recurrir, condenaba a GSW al abono de los salarios que el trabajador, delegado sindical de USO, había dejado de percibir desde su despido y a pagar una indemnización de 9.000 euros.

Según ha informado USO en nota de prensa, el trabajador despedido, Ismael Anievas, se ha incorporado a las 14:00 horas a su turno en la empresa santanderina del Grupo Celsa, y GSW también ha depositado los salarios de tramitación y la indemnización.

El sindicato ha explicado que la dirección de Recursos Humanos de la empresa comunicó el pasado viernes al trabajador su incorporación inmediata a su puesto y funciones habituales "manteniéndose todas y cada una de las condiciones laborales".

USO ha señalado que, tras la reincorporación de este trabajador, se está a la espera de la vista que se celebrará en el Juzgado número 1 de Santander por el despido de otro delegado de USO en GSW, David Gutiérrez, que fue despedido el mismo día que Anievas y "por análogas circunstancias", por lo que el sindicato "espera reinicie su actividad laboral y sindical en la empresa próximamente".

Como denunció el sindicato en rueda de prensa, la "demoledora" sentencia afirma que GSW "no quería bajo ningún concepto la aparición de USO en la planta de Santander", y ve "voluntad represiva" en la actitud de la empresa que con el despido pretendía "un aviso a navegantes" para evitar la constitución del sindicato.

Por su parte, la compañía señaló la semana pasada en una nota de prensa que "respeta" la resolución judicial, pero "no la comparte", por lo que su intención es recurrirla ante el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

Además, aseguró que "no ha discriminado a ningún trabajador por afiliación sindical, ni tiene problemas con el sindicato en cuestión", en relación a USO, y argumentó que, "tal y como reconoce la propia sentencia, la empresa no estaba notificada de la afiliación del demandante".