jueves 29/10/20
SEGURIDAD

La Guardia Civil realiza pruebas de alcoholemia en embarcaciones de recreo y motos acuáticas

Control marítimo de alcoholemia
Control marítimo de alcoholemia

El Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de Cantabria, en colaboración con componentes de la Agrupación de Tráfico de este Cuerpo, ha puesto en marcha un operativo de control de alcoholemia a patrones de embarcaciones de recreo y pilotos de motos acuáticas en diferentes puntos del litoral cántabro.

El objetivo de estas intervenciones es garantizar la seguridad tanto de los bañistas como de los usuarios de las embarcaciones, según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil en nota de prensa.

Durante el periodo estival se intensifican estos controles en las zonas marítimas de mayor concentración de este tipo de embarcaciones, como son las próximas a los arenales, bahías, etcétera. En estos lugares se realiza una vigilancia del cumplimiento de la normativa de navegación en relación con el uso compartido con los bañistas que se hace de las aguas marinas.

Además, en este sentido, se presta especial atención a la entrada y salida de embarcaciones de recreo y motos de agua a las playas no balizadas, así como la navegación en la zona de baño de éstas, advirtiendo que la velocidad no puede superar los tres nudos y que las entradas y salidas se deben hacer de manera perpendicular a la línea de costa, prestando atención a los bañistas.

Asimismo, se llevan a cabo inspecciones a embarcaciones de recreo y motos de agua, comprobando la documentación de las mismas, elementos de seguridad y titulaciones requeridas para su uso.

En el caso de las motos acuáticas, se debe portar la siguiente documentación: documento de registro de motos náuticas, seguro de responsabilidad civil obligatorio y titulación del patrón. También es obligatorio el uso del chaleco homologado y de al menos 100 Newton por los ocupantes.

Y en las embarcaciones de recreo, es necesario llevar el permiso de navegación, certificado de navegabilidad, seguro de responsabilidad civil obligatorio, titulación del patrón y elementos de seguridad requeridos para cada tipo de embarcación, tales como bengalas, chalecos, extintores, etcétera.

Así, las infracciones son puestas en conocimiento de Capitanía Marítima, que puede llegar a sancionar con hasta 60.000 euros.

Comentarios