sábado 19.10.2019
SUCESOS

Identificados ocho jóvenes, dos de ellos menores, por los disturbios del pasado 5 de enero entre aficionados de Logroñés y Racing

Imagen de los hechos captada por una cámara
Imagen de los hechos captada por una cámara

Agentes de la Policía Nacional de La Rioja han identificado a ocho jóvenes, dos de ellos menores de edad, como presuntos autores de los altercados entre las aficiones de Unión Deportiva Logroñés y Real Racing Club de Santander, que se produjeron en la plaza Primavera de Logroño el pasado 5 de enero, apenas una hora antes del comienzo del partido de la jornada de Segunda B entre Logroñés y Racing.

Para ese partido, que la Policía Nacional había designado a nivel interno como de riesgo medio-alto por los antecedentes de enfrentamientos entre determinados grupos "radicales" de ambas aficiones desde el año 2012, se había establecido un dispositivo reforzado de seguridad. En el mismo participaron un subgrupo de la Unidad de Intervención Policial (UIP) con sede en la Jefatura Superior de Policía del País Vasco, un grupo de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), así como otras unidades policiales de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja relacionadas con este tipo de eventos deportivos. Los agentes fueron desplegados desde las 12:00 horas del 5 de enero, momento en que llegaron los miembros más radicales de la afición del Racing a Logroño, que estuvieron custodiados desde ese momento y hasta que realizaron viaje de vuelta a Santander tras la finalización del partido. También fueron escoltados por miembros de la UIP hasta las afueras de la ciudad. Sobre las 15:50 horas, mientras algunos aficionados del Racing eran trasladados "embolsados" por la UIP desde el centro de Logroño –donde habían permanecido desde su llegada– hasta el estadio municipal de Las Gaunas, un grupo de jóvenes seguidores de Logroñes y Racing intentaron burlar la seguridad policial para enfrentarse entre ellos. Todo quedó en una algarada en la plaza Primavera, en la que no se llegó a producir ninguna agresión física, ya que la presencia policial "evitó males mayores", aunque sí se produjeron daños en un establecimiento de hostelería ubicado allí mismo.

La Policía Nacional conoce que ambos grupos se enfrentan en redes sociales y posteriormente se buscan en las calles para agredirse y "marcar sus territorios" durante los desplazamientos en los que acompañan a sus respectivos equipos de fútbol. Dichos enfrentamientos estarían organizados, con un lugar específico y hora acordados para el encuentro y con normas para intentar esquivar la acción policial. Las investigaciones han dado lugar a la apertura de un atestado policial y a la práctica de diligencias que han llevado a la identificación de ocho de los participantes en aquellos hechos y la incautación de ocho bastones de madera que podrían haber utilizado en la agresión. El atestado ha sido remitido al juzgado de guardia de Logroño y a la Fiscalía de Menores, en base a un presunto delito de desórdenes públicos y otro de daños, resultando cinco de los identificados investigados no detenidos por estos hechos, y otros tres solamente identificados, entre ellos dos menores de edad. Además de ese atestado policial remitido a las autoridades judiciales por vía penal, también se va a instar a la sanción de los implicados en aplicación de la Ley contra la violencia y la intolerancia en el deporte, que puede llevar aparejada penas económicas de gran cuantía e incluso apartar a los sancionados de los espectáculos deportivos profesionales.

Comentarios