martes 4/8/20
GASTRONOMÍA

Un ingrediente imprescindible en las mesas de este verano: el tomate del país

Tomate del país
Tomate del país

La gastronomía cántabra destaca por sus productos de procedencia marina y sus postres típicos, pero también tiene una de las producciones de tomate más importantes de España. Con un área de actividad que se extiende mayoritariamente de manera longitudinal a través de la zona costera de la región y en los alrededores de Santander, las recetas típicas de la tierruca son la ensalada de tomate con queso fresco de Cantabria y la ensalada de tomate con emulsión de aceite virgen y vinagre de módena. 

La historia de los mismos se remonta al siglo XVI, cuando los primeros “indianos” trajeron de México los primeros frutos que ya se consumían como alimento. Tras esto, el tomate pasó a España y, posteriormente, a toda Europa.

Cinco siglos después, el tomate sigue siendo un alimento indispensable en las mesas de la cocina cántabra

Los primeros tomates, que ya presentaban diferentes formas, tamaños y colores, fueron acogidos entre los cántabros como un alimento más para complementar su dieta. Desde entonces, cinco siglos después, el tomate sigue siendo un alimento indispensable en las mesas de la cocina cántabra. 

PRODUCCIÓN CÁNTABRA

La plantación de este alimento en Cantabria es uno de los máximos exponentes de la economía agrícola en la región. Con una producción de más de 1.324 toneladas anuales en 2019 en la Comunidad Autónoma, según datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el tomate en la región cuenta con diversos huertos situados alrededor de los centros urbanos (en Torrelavega y en Santander, principalmente), y en los pueblos más cercanos a la costa cántabra (Isla, Galizano, Ajo, Noja…). Sin embargo, también hay diversos huertos familiares distribuidos por la región que no son cuantificados en los datos oficiales.

Cantabria cumple con todos estos requisitos, de ahí que sea una de las mayores productores de tomate de España

El clima de la región norteña es uno de los grandes incentivos para las plantaciones de tomates en las zonas costeras. De hecho, en lo referente a la temperatura que precisa el desarrollo del cultivo de tomate, esta oscila entre los 20 y los 30 grados durante el día y entre 10 y 17 durante la noche, y necesita unas buenas condiciones de luminosidad. Además, los niveles de humedad adecuados se sitúan entre el 60 y el 80%, mientras que el suelo tiene que tener un buen drenaje. Cantabria cumple con todos estos requisitos, de ahí que sea una de las mayores productores de tomate de España. 

Por ello, y aprovechando la situación de la tierruca, se creó la marca CC Calidad Controlada de Cantabria a través de la Oficina de Calidad Alimentaria. Los tomates registrados bajo esta marca han sido controlados en su proceso de crecimiento, recolección y manipulado para que lleguen al consumidor en buenas condiciones.

Los primeros tomates, que ya presentaban diferentes formas, tamaños y colores, fueron acogidos entre los cántabros como un alimento más para complementar su dietaLos primeros tomates, que ya presentaban diferentes formas, tamaños y colores, fueron acogidos entre los cántabros como un alimento más para complementar su dieta

Pero la producción de estos frutos precisa de un proceso complejo. Según cuenta María González, copropietaria de una plantación en Ajo, “el tomate tiene que plantarse en abril porque si lo haces más tarde llegan las nieblas en junio, y si pilla el tomate pequeño se muere la planta”. Además, señala que el proceso lleva prácticamente toda la temporada estival, ya que a mediados de junio empiezan a salir las primeras flores, y la segunda tanda ya llega a finales de julio. Por último, “a finales de agosto es cuando la planta, si no tiene tomates, empieza a morirse, al menos en el norte. Luego, tienes que dejar una o dos guías para que el tomate crezca hacia arriba y no se caiga por el peso”. Como consejo para la plantación, González destaca que es recomendable que el agricultor amarre la planta a una estaca, que puede ser un palo fino como una caña de bambú, pero que sea alto porque la planta en cuestión puede llegar a medir hasta dos metros. Además, hay que ir amarrándola cada diez días para que la planta no se caiga hacia los costados.

La clave también es echar una cantidad abundante de agua, sobre todo al final del proceso de plantación. Sin embargo, María señala que, “aunque no es recomendable, se puede echar químico o fertilizante para que las plantas no se vean afectadas por el pulgón”. En ese caso, habría que echarlo tres semanas antes de que los tomates estén maduros.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

El tomate es una planta que, desde que la sociedad empezó a incluir su alimento entre los productos más comunes de su dieta, ha aportado grandes beneficios a aquellos que los degustan. 

En Cantabria, las producciones de tomate se ubican principalmente alrededor de los centros urbanos y en los pueblos más cercanos a la costa cántabraEn Cantabria, las producciones de tomate se ubican principalmente alrededor de los centros urbanos y en los pueblos más cercanos a la costa cántabra

Entre sus propiedades más destacadas está el hecho de que cuida aspectos del ser humano como el correcto funcionamiento de la vista además de cuidar la piel de aquellos que degusten el alimento. Por otro lado, también es una gran fuente de vitaminas esenciales, como la vitamina C, que es un potente antioxidante natural, así como de vitamina A, K, hierro y potasio.

Los cántabros han creado un tomate único, “el tomate del país”

Desde la llegada del tomate a Cantabria en el siglo XVI, los cántabros han incluido este alimento en su dieta, sumándolo a los productos de origen marino y a sus ricos postres. La Comunidad Autónoma, que ya hace años que consolidó sus tierras como un espacio propiedad de los cántabros, donde ellos son los máximos responsables de lo que haya en sus terrenos, más allá de decisiones políticas, han creado su propio “país” donde tienen cabida todos los productos cultivados en la región, que además cobran una gran importancia. Por eso, los cántabros han creado un tomate único, “el tomate del país”.
 

Comentarios