lunes 21.10.2019
LABORAL

Un juez culpa a GSW de querer “cortar de cuajo” la libertad sindical y anula el despido de un delegado de USO

Fábrica de Global Steel Wire en Santander
Fábrica de Global Steel Wire en Santander

El Juzgado de lo Social número 1 de Santander ha declarado nulo el despido de un delegado sindical de USO en Global Steel Wire (GSW) que tuvo lugar hace casi un año, en mayo de 2017, junto a otro sindicalista de la misma formación, cuyo despido fue igualmente anulado.

Así lo ha acordado el juez en una sentencia dictada este mes y difundida hoy, en la que se condena a la empresa, ubicada en Santander y perteneciente al Grupo Celsa, a readmitir de forma inmediata a este trabajador, con las mismas condiciones laborales que tenía, y a que le abonen los salarios que dejó de percibir desde el despido.

Además, el magistrado ha fijado una indemnización de 9.000 euros que GSW tendrá que pagar a este empleado por daños y perjuicios ante lo que considera una grave vulneración de la libertad sindical, que la dirección "ha querido cortar de cuajo".

El despido se produjo después de que ambos sindicalistas repartieran un comunicado entre los trabajadores

La resolución judicial reproduce los argumentos y razonamientos del Juzgado número 5, que fueron ratificados por el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) respecto al despido del primer sindicalista.

Así, para el magistrado del Juzgado número 1, en el despido del segundo delegado sindical queda probado que "la finalidad de la actuación empresarial ha sido la de cortar de cuajo el desempeño de la libertad sindical del trabajador".

Asimismo, considera que el despido es "un aviso a navegantes respecto de los trabajadores que decidan emprender una actividad sindical" frente a las decisiones de la empresa.

La sentencia considera probado que el despido se produjo después de que ambos sindicalistas repartieran un comunicado entre los trabajadores de la empresa, criticando la firma de un acuerdo laboral entre la mayoría del comité -formado por UGT y CC.OO.- y la dirección de GSW que previamente había sido rechazado, vía referéndum, por la mayoría de los trabajadores.

Para la Federación de Industria de USO, esta nueva sentencia deja "en evidencia" la política sindical del Grupo Celsa y "especialmente" -añade el sindicato en un comunicado- la de la directora de Recursos Humanos y exdirectora general de Trabajo del Gobierno de Cantabria, Rosa Castrillo.

"No les es suficiente la servidumbre de unos sindicatos mayoritarios, gregarios y ajenos a los intereses de los trabajadores, sino que utilizan las medidas más represivas y graves para evitar cualquier atisbo o brote de libertad sindical", censura USO, que pide al presidente del Gobierno cántabro, Miguel Ángel Revilla, que exija a los directivos de la empresa y el grupo el cumplimiento la libertad sindical.