Lunes 19.11.2018
POLÍTICA

El ‘lobby’ antilobo enfrenta a los socios del bipartito

Lucio niega que el Gobierno autonómico no esté concediendo autorizaciones para matar lobos; es más, señala que este año ha concedido más de 300.

Imágenes de la protesta del 1 de noviembre en Arredondo y de la reunión de este martes en el Gobierno de Cantabria
Imágenes de la protesta del 1 de noviembre en Arredondo y de la reunión de este martes en el Gobierno de Cantabria

El lobby antilobo, el mismo que presionó a la Consejería de Medio Rural del Gobierno autonómico hasta conseguir que Cantabria diera marcha atrás y siguiera permitiendo a los cazadores matar lobos –rompiendo así el consenso alcanzado en la Mesa del Lobo para que los “controles poblacionales” sólo pudieran ser llevados a cabo por guardas dependientes del Ejecutivo– sigue presionando al bipartito PRC/PSOE y ha logrado enfrentar entre sí a ambos socios. “El Gobierno repite el error que cometió en su día al echar atrás ese consenso y sigue considerando interlocutores a personas con intereses particulares en muchos casos más vinculadas a la caza que a la ganadería y que no representan los intereses del sector”, han asegurado a este diario fuentes del sector que prefieren mantener el anonimato. “Ellos se erigen en representantes y los partidos políticos les dan carta de naturaleza”, han añadido.

Revilla y Oria se reúnen con el lobby sólo cinco días después de que la número dos del PSOE se manifestara junto a él en Arredondo

Si el pasado jueves, 1 de noviembre, cerca de una protesta del lobby en Arredondo Pablo Zuloaga, secretario general del PSOE de Cantabria y delegado del Gobierno español en la comunidad autónoma, quien se comprometía a dar una “urgente solución” a los movilizados porque “las instituciones estamos para atenderles” –poniendo así en una situación incómoda a la Consejería de Medio Rural, dirigida por el PRC– y a pocos metros Noelia Cobo, secretaria de Organización del PSOE de Cantabria y como tal número dos del partido, se fotografiaba sosteniendo una pancarta del partido Anatur en defensa de la caza o la tauromaquia, hoy martes son el presidente autonómico y secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, y el consejero de Medio Rural, Jesús Oria, quienes han recibido en la sede central del Gobierno de Cantabria, en Santander, a “ganaderos afectados por el lobo”, con quienes la Consejería de Medio Rural se ha comprometido a intentar que se apruebe en febrero o antes la reforma de la Ley de Caza de Cantabria que permitirá al Gobierno indemnizar por los daños causados por el lobo en todo el territorio autonómico. La reunión de Revilla y Oria con el lobby llega sólo cinco días después de la protesta que este grupo celebró el jueves en la feria de Todos los Santos de Arredondo, precisamente en la que participó Noelia Cobo con la pancarta de Anatur. Tras el encuentro, Marta García ha actuado de portavoz de estos “ganaderos afectados por el lobo” para asegurar que los lobos están llegando “a las puertas de casa”, por lo que ha pedido que se lleve a cabo un control poblacional de la especie para que los ganaderos puedan ejercer su “derecho a poder trabajar dignamente”. Varios de estos “ganaderos afectados por el lobo” han acudido a la reunión de hoy con una camiseta con el lema “Ganaderos en peligro de extinción”, la misma que el pasado jueves en Arredondo lucieron tanto Noelia Cobo como el resto de quienes sostenían la pancarta de Anatur.

El director general de Medio Natural, Antonio Lucio, ha negado en la reunión de hoy que el Gobierno autonómico no esté concediendo autorizaciones para matar lobos; es más, ha señalado que este año ha concedido más de 300 y se han matado unos 17 lobos. Por su parte, los “ganaderos afectados por el lobo” han asegurado que “nadie quiere exterminar al lobo” y han avanzado que convocarán una asamblea “con todo el colectivo” para decidir si siguen dando “pasos” ya o si para hacerlo esperan al plazo dado por el Gobierno para la aprobación de la reforma de la Ley de Caza de Cantabria.

Anatur quiere “defender la caza, la pesca y la tauromaquia” y “cómo no, acercar el campo y la caza a las aulas”

Anatur (Acción Natural Ibérica), el partido cuya pancarta sostuvo Noelia Cobo el pasado jueves en Arredondo, asegura en su página web que pretende entre otras cosas “desmentir los sambenitos que nos han colgado algunos interesados, especialmente grupos animalistas y algún partido político, sobre todo en relación a la vida rural, a la caza, la pesca, la ganadería o la tauromaquia” y que denuncia entre otras cosas que “en la mayoría de los pueblos de España ya no se puede hacer una matanza del cerdo tradicional y vemos día a día cómo los urbanitas invaden las fiestas patronales rurales para impedir celebrarlas tal y como lo hicieron sus ancestros, dedicándose la Administración sólo a prohibir y prohibir presionados por esos grupos animalistas que nada tienen que ver con el paisaje rural”. “Queremos defender la caza, la pesca y la tauromaquia porque son parte de nuestro acervo cultural”, anuncia Anatur, que pretende que no sólo “medio natural” sino también “educación” y “sanidad” sean competencia “del Estado” y no de las comunidades autónomas. “Y, cómo no, acercar el campo y la caza a las aulas, de forma real y clara, hablando de las cosas como son, sin mezclar sentimientos o ideas bucólicas que nada tienen que ver con la realidad”, añade.

Las “tradiciones singulares” que, según su web, defiende Anatur son no sólo la “cetrería”, la “caza con galgos”, la “lidia de toros”, el “arrastre de piedra por bueyes” y el “tiro y arrastre de caballos”, sino también los “festejos populares taurinos”, el “gallo combatiente español”, las “peleas de carneros” y el “silvestrismo”. Sobre los “festejos populares taurinos” dicen que “están más vivos que nunca en el siglo XXI” y entre ellos cita los encierros, el toro de cuerda, el toro de fuego, los bous a la mar, la suelta de toros y los concursos de vacas y toros, de recortadores y de roscaderos. Sobre el “gallo combatiente español” se reclaman “defensores de las peleas de gallos, única razón de ser del gallo de pelea”. Sobre las “peleas de carneros” dicen apoyar “esta tradición tan perseguida”. Y sobre el “silvestrismo” –“la afición a la captura y cuidados en cautividad de ciertos pájaros de campo pertenecientes a la familia de los fringílidos, con el objeto de su adiestramiento al canto”– aseguran que defenderán su práctica “en su totalidad”.

Comentarios