domingo 08.12.2019
VIVIENDA

Logran suspender un desahucio previsto para este miércoles en Renedo en aplicación del reciente Decreto-ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler

Stop-Desahucios mantiene las acciones y concentraciones previstas en la sede de Liberbank, pues el “riesgo inminente de desahucio” contra la familia afectada “se mantiene”.

Movilización de Stop-Desahucios
Movilización de Stop-Desahucios

El juzgado de primera instancia nº 4 de Santander suspendió ayer lunes el desahucio previsto para mañana miércoles en Renedo de Piélagos, atendiendo la solicitud presentada por la familia afectada –integrada por un matrimonio y sus hijos, menores de edad– y por la plataforma Stop-Desahucios, que no obstante ha decidido mantener las movilizaciones convocadas contra Liberbank, uno de cuyos fondos buitre es el promotor del lanzamiento.

“Obliga a suspender los desahucios una vez recibidos los informes sobre la situación de vulnerabilidad social y económica de los afectados”

Según ha destacado hoy martes Stop-Desahucios en un comunicado, a finales de la semana pasada miembros de la plataforma y de la familia afectada presentaron un escrito solicitando la suspensión del desahucio, que finalmente ha sido suspendido “en cumplimiento del artículo 440.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil”. En ese escrito, Stop-Desahucios se sirvió de la aplicación del reciente Real Decreto-ley 7/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, norma que “reforma la Ley de Enjuiciamiento Civil” y “obliga a suspender los desahucios una vez recibidos los informes sobre la situación de vulnerabilidad social y económica de los afectados por parte de los servicios sociales competentes”. El Real Decreto-ley 7/2019 expresa que dicha suspensión podrá ser de “hasta tres meses en el caso de demandantes que sean personas jurídicas”, como es el caso, pues el demandante es Las Peñicas, “una sociedad cuyo titular principal es Liberbank”, ha añadido.

La plataforma ha advertido de que a pesar de esta suspensión temporal, el “riesgo inminente de desahucio” contra Rubén y Tamara “se mantiene”, pues la pareja está “en situación de desempleo”, tiene “dos hijos de ocho y cinco años de edad” y actualmente sus “únicos ingresos” proceden de “una renta social básica de 650,78 euros mensuales” y “una ayuda por hijos menores de 291 euros cada seis meses”. Stop-Desahucios ha destacado asimismo que Rubén y Tamara firmaron en 2013 un contrato de alquiler con el anterior propietario, que “perdió la vivienda en una ejecución hipotecaria”, por lo que la vivienda “pasó a Liberbank, que se la cedió a la sociedad inmobiliaria Beyos y Ponga y finalmente, terminó en manos de Las Peñicas”. “La demanda se presentó por una deuda de 1.000 euros”, ha añadido la plataforma, que ha destacado que mantiene “las acciones y concentraciones previstas en la sede de Liberbank” e “intentará negociar una solución para las cinco familias afectadas por demandas de Las Peñicas”.

Comentarios