Miércoles 19.12.2018
MOVILIZACIÓN

Manifestación “por un presente y un futuro sin impunidad franquista” este sábado en Santander

Manifestacion contra el racismo y la discriminación celebrada el pasado mes de septiembre en Santander
Manifestacion contra el racismo y la discriminación celebrada el pasado mes de septiembre en Santander

Santander acogerá este sábado, 1 de diciembre, una manifestación “por un presente y un futuro sin impunidad franquista”. Convocada por la Asamblea cántabra contra el racismo y la discriminación, la marcha partirá a las 18:30 horas de la plaza Cañadío. Los convocantes recuerdan que “en apenas un par de semanas se cumplirá el 40 aniversario de la aprobación de la Constitución Española” y han denunciado que “tanto la Transición como la Constitución se basaron en la continuidad de las instituciones franquistas y en la impunidad de los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y la Dictadura”, pues “ningún asesino, ningún torturador, ningún represor fue juzgado ni ninguna víctima resarcida, y tan doloroso o más fue el silencio que se impuso a las víctimas y sus familiares: hablar de aquellas matanzas y crímenes significaba reabrir heridas y dificultar la reconciliación de los españoles”.

Además, la Asamblea pide a “todas las personas y organizaciones antifascistas” que valoren “la gravedad de la amenaza inmediata que supone el avance del fascismo y la ultraderecha para nuestros derechos sociales, laborales, políticos y culturales”, por lo que hace “un llamamiento a fortalecer el movimiento obrero y popular y a incorporar el antifascismo como un eje imprescindible de nuestra militancia en todos los frentes”. “Igual que hicieron quienes nos precedieron en la lucha contra la Dictadura, debemos trabajar con una visión de clase trabajadora y antifascista en el movimiento obrero y sindical, en el movimiento contra el racismo y la xenofobia, en el movimiento vecinal, en el movimiento feminista, en el movimiento de defensa de las pensiones y los servicios públicos, en el movimiento por de las personas LGTB, en el movimiento ecologista y en todos los demás”, ha añadido. Y es que “no actuar así, actuar con dejadez minusvalorando la amenaza que sufrimos o aceptar esos discursos que nos hablan de que los movimientos sociales deben ser blancos o apolíticos para incluir a personas de toda ideología, supone dejarle el terreno en bandeja al fascismo y la ultraderecha para que crezcan, para que se infiltren en las organizaciones obreras y populares, para que canalicen con su demagogia el descontento y la rabia por el paro, la explotación y la pobreza”.

Comentarios