lunes 10/8/20
TERRITORIO

Martín y Blanco trasladan a Biocantaber el apoyo del Gobierno autonómico a la creación del parque eólico de la Sierra del Escudo

Representantes del Gobierno de Cantabria y de la empresa Biocantaber, durante su reunión de este jueves
Representantes del Gobierno de Cantabria y de la empresa Biocantaber, durante su reunión de este jueves

El Gobierno de Cantabria apoya la creación del parque eólico que la empresa Biocantaber pretende instalar en la Sierra del Escudo con una inversión de 114 millones de euros. Esta infraestructura será capaz de generar 151,2 megavatios (MW) y contará con 36 aerogeneradores. Así se lo han transmitido los consejeros de Industria, Francisco Martín, y de Medio Ambiente, Guillermo Blanco, al director de la empresa, Agustín Valcárcel, y al responsable de negocio de Iberdrola Renovables, Roberto Izaga, durante la reunión que han mantenido hoy jueves y de la que ha informado el Ejecutivo autonómico. Así, el Gobierno de Cantabria ha fijado como prioridad el desarrollo de los proyectos eólicos de la comunidad autónoma y ha garantizado la "máxima agilidad" en la tramitación de los mismos, "cumpliendo en todo momento con todas las precauciones técnicas y ambientales", de cara a reforzar "la seguridad jurídica de los mismos y la tranquilidad de los ciudadanos".

Los dos consejeros ven "con buenos ojos" el interés que tiene la comunidad autónoma para proyectos como el presentado

Martín y Blanco han destacado el interés del Ejecutivo autonómico y de los operadores para que se lleven a cabo este tipo de actuaciones en la comunidad autónoma, dándole desde el Gobierno "máxima prioridad a la cuestión" y existiendo "una voluntad para que Cantabria se suba de una vez por todas al mundo de las energías renovables". También han subrayado que los proyectos permanecen en la Consejería de Industria "el tiempo imprescindible, difícilmente más de dos meses", tiempo en el que es necesario verificar "absolutamente todo" para "no incurrir en inseguridades que den lugar a que estas iniciativas energéticas se vean malogradas". Así, los dos consejeros ven "con buenos ojos" el interés que tiene la comunidad autónoma para proyectos como el presentado y han confiado en que la experiencia del parque de Cañoneras "nos sirva para seguir salvando los obstáculos". Además, ambos han destacado que las direcciones generales de Industria, Energía y Minas y de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, que han estado presentes a través de sus directores generales, Raúl Pelayo y Antonio Lucio, respectivamente, trabajan para cumplir "escrupulosamente" con la normativa, buscando siempre que los empresarios tengan certidumbre en un tiempo razonable para sus proyectos.

Por su parte, los responsables Biocantaber han mostrado su satisfacción por la disposición de los dos consejeros y han explicado que el proyecto nace tras la unificación de otros tres –El Escuchadero, Cruz del Marqués y Peñas Gordas–, que participaron en el concurso eólico de 2009. Al tramitarse como un único proyecto se simplificarán los trámites administrativos, por lo que se espera que el parque se ponga en marcha en 2021.

Actualmente, el parque de Cañoneras, en Soba, es la única instalación eólica de Cantabria. Esta infraestructura, instalada en la cumbre del Puerto de los Tornos e inaugurada en 2008, tiene capacidad para generar 32,3 megavatios y dispone de un nuevo modelo de aerogenerador, especialmente diseñado y acondicionado a las características de la segunda del parque, que se ejecutó en 2010. Dichos generadores fueron fabricados por la planta de Gamesa Electric en Reinosa.

Oposición de la Plataforma de la Defensa del Sur de Cantabria

La Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria ha criticado este proyecto y alegado contra él entre otras cosas porque no existe un PROT (Plan Regional de Ordenación del Territorio) o un Plan Eólico en Cantabria que planifique y permita evaluar adecuadamente los efectos acumulativos sinérgicos que ocasiona concretamente la sobresaturación de proyectos eólicos en la zona de la Sierra del Escudo, por su afección paisajística severa sobre los municipios de Campoo de Yuso, Luena, San Pedro del Romeral, San Miguel de Aguayo y Molledo o por su afección al GR74 Corredor Oriental de Cantabria Ramales-Reinosa y a numerosas especies incluidas en el Catálogo de especies amenazadas de Cantabria.

Comentarios