jueves 21.11.2019
NOJA

La Mesa de Coordinación de la Violencia de Género señala la importancia de denunciar los casos de mal trato

El Ayuntamiento de Noja acoge la reunión de este organismo, en el que se ha incidido en la dificultad de hacer frente a estos casos si no existe denuncia previa.

Reunión de la Mesa Coordinación Violencia de Género celebrada en Noja
Reunión de la Mesa Coordinación Violencia de Género celebrada en Noja

El Ayuntamiento de Noja acogió esta semana la celebración de la Mesa de Coordinación de la Violencia de Género, organismo integrado por representantes de varios ámbitos de la Administración en el que se volvió a poner sobre la mesa la importancia de llevar a cabo campañas de prevención y de concienciación sobre la importancia de denunciar los casos de maltrato.

En la reunión, presidida por la responsable del Área de Coordinación de Violencia sobre la Mujer de la Delegación de Gobierno, Consuelo Gutiérrez, han tomado parte diferentes representantes del Consistorio de Noja, con el alcalde Miguel Ángel Ruiz Lavín a la cabeza, así como del vecino municipio de Arnuero, además de distintos responsables en esta materia de la Guardia Civil, Policía Local y de Servicios Sociales de la Mancomunidad de Siete Villas.

A su término, Ruiz Lavín destacó que Noja “siempre ha mostrado su entera disposición a poner todos los medios que sean necesarios para colaborar con el resto de agentes implicados y tratar así de poner fin a esta auténtica lacra social”.

Durante el encuentro de trabajo se abordaron los diferentes procedimientos de colaboración existentes entre las Fuerzas y Cuerpos de seguridad destinados a garantizar el cumplimiento de las medidas judiciales de protección a las víctimas de violencia de género, y se analizó el seguimiento de las mujeres atendidas en Noja por esta cuestión.

En este sentido, se remarcó la importancia de que aquellas personas que sean víctimas de violencia de género denuncien su caso para establecer las medidas adecuadas de protección, al tiempo que se constató las dificultades que entraña hacer frente a casos si no existe denuncia ni la constancia previa de que existe una situación de violencia de género o riesgo de ésta, como por desgracia ocurre en demasiadas ocasiones.