jueves 17.10.2019
MEDIO AMBIENTE

El Ministerio da diez días al Ayuntamiento de Santander y al Gobierno de Cantabria para que le comuniquen si quieren continuar con la obra de los diques de La Magdalena

El Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas concluye que “es preciso finalizar la obra proyectada”.

Imagen de los diques para la estabilización de las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis
Imagen de los diques para la estabilización de las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis

El Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) concluye que "es preciso finalizar la obra proyectada" para la estabilización de las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis, en Santander, porque "no hacer nada supone una situación de inestabilidad" y si no se continúa con la obra de los diques, habría que "desmantelar el espigón construido", pero advierte de que "las playas quedarían en una situación que no es sostenible en el tiempo". Así figura en las conclusiones del informe elaborado por este organismo a petición de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, y que hoy jueves ha presentado el titular del departamento, Hugo Morán, en una reunión a la que han asistido la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el consejero de Medio Rural del Gobierno de Cantabria, Jesús Oria, entre otros.

Igual dice que Oria ha indicado que trasladará el informe al Consejo de Gobierno

Estas conclusiones las ha detallado a la prensa la alcaldesa de Santander, que ha sido la única que ha hecho declaraciones tras la reunión, en la que, según ha indicado, la Secretaría de Estado de Medio Ambiente ha dado un plazo de diez días para que, a la vista del informe del CEDEX, tanto el Ayuntamiento de Santander como el Gobierno de Cantabria le trasladen "su postura oficial" sobre si quieren continuar o no con la construcción de los diques. Igual ha enfatizado que, como no podía ser de otra manera, el Consistorio ha anunciado en ese mismo momento que hoy mismo cursará su petición de que se concluya la obra y, según ha dicho, el consejero Jesús Oria ha indicado que trasladará el informe al Consejo de Gobierno para que emita su postura, que además "seguro que podrá estar antes" del plazo de diez días. En este sentido, la alcaldesa de Santander ha señalado que con este informe "no hay ninguna duda y ningún pero" para que se continúen las obras de los espigones –que llevan paradas desde antes de verano–, "por lo que no entenderíamos que el Gobierno pidiese otra cosa que no fuese hacer la obra".

En cuanto a la postura del secretario de Estado de Medio Ambiente, Igual ha asegurado que, en la reunión, Morán "no ha dado ninguna razón para no continuar con la obra y sí ha dado muchas razones, que están en el informe, para seguir con ella", y en palabras textuales ha dicho que "si Santander quiere seguir contando con playa, no tiene más alternativa que la consecución de la obra". "Por eso estamos contentos, porque no ha habido ninguna declaración en boca del secretario de Estado que nos dé una razón para no continuar con la obra, y las declaraciones de todas las partes han sido para continuar porque, además, los informes técnicos así lo dicen", ha añadido. A la vista de todo ello, la regidora municipal ha indicado que, aprovechando que al encuentro también asistía un representante de Tragsa –empresa que tiene la encomienda de las obras por parte del Gobierno–, le ha preguntado que "cuándo podrían comenzar" de nuevo los trabajos y "nos ha dicho que de manera inmediata".

Informe del CEDEX

El informe del CEDEX, el tercero que emite el organismo sobre el proyecto para la estabilización de las playas de Los Peligros, La Magdalena y Bikinis, analiza el estado de estos arenales en el tiempo, en concreto desde hace más de cien años, cuando, apunta, ya existía un dique, como acredita una fotografía de 1912. Señala que tras la desaparición de este dique en 1920 se empezaron a producir los primeros movimientos de arena y fue partir de 1975 cuando se comenzaron a realizar rellenos en estas playas de Santander. Hace también un balance de la pérdida de arena y las aportaciones realizadas a lo largo de los años y dice que "no hay capacidad para poder compensar la pérdida de arena" y que "no es sostenible" realizar rellenos a lo largo del tiempo.

"Las afecciones serían la separación de las playas de La Magdalena y Los Peligros"

Asimismo, el CEDEX también apunta las afecciones que, a corto y medio-largo plazo tendría no concluir las obras de los dos espigones. A corto plazo, según ha leído Igual del informe, se hace una estimación de lo que ocurriría en un mes, hasta marzo, y se advierte de que "lo previsible es que haya pérdidas irreversibles, retroceso de la línea de orilla en aproximadamente seis metros, riesgo de daños en muros y propiedades por el oleaje y erosión del muro del campo de polo". Y a medio-largo plazo, con una proyección de lo que sucedería en un periodo de entre uno y diez años, el informe alerta de que "las afecciones serían la separación de las playas de La Magdalena y Los Peligros, con un retroceso del estado de las playas a como estaban en 1975 –cuando se empezaron a hacer los rellenos– y mayores daños por el oleaje en muros y propiedades".

Tras todo ese análisis, las conclusiones del CEDEX son tres y "bien claras", según ha señalado Igual. La primera es que "no hacer nada supone una situación de inestabilidad" para estas playas; la segunda, que "es preciso finalizar la obra proyectada"; y la tercera, que "si no se finaliza, lo que hay que hacer es desmantelar el espigón construido para evitar posibles riesgos pero, con ello, la situación en la que quedarían las playas es no sostenible en el tiempo porque la arena no es infinita".

En el informe también se aborda el "esfuerzo económico" que supondría "deshacer lo hecho y año tras año volver a renovar la arena de la playa" y se indica que "no sería además sostenible en el tiempo, por lo que la única solución es finalizar la obra proyectada".

Estos datos técnicos del CEDEX, de los que Igual ha agradecido su "lenguaje coloquial" para que sean entendidos por todos, se han puesto a disposición tanto el Ayuntamiento de Santander como del Gobierno de Cantabria para que en el plazo de diez días informen al Ministerio si, en base a ellos, quieren o no que se continúen las obras de los espigones. Y es que la alcaldesa ha apuntado que el secretario de Estado de Medio Ambiente encargó este informe y ha venido a presentarlo, según él mismo ha dicho, para que el Ayuntamiento y el Gobierno autonómico eleven su postura definitiva sobre la continuidad o no de las obras en base a datos técnicos, ya que "había un acuerdo del Parlamento pidiendo su paralización y otro del Pleno del Consistorio para continuar las obras". "Salimos contentos, con la impresión de que la obra se va a continuar y así lo va a solicitar el Ayuntamiento, como ya ha dicho, pero ni por capricho político ni por ninguna otra razón más que la de que los santanderinos queremos tener playa y durante todo el año, y por enésima vez los técnicos nos dicen que ésta es la única solución, que no hay otra", ha concluido Igual.

Morán en Santoña

En declaraciones realizadas a primera hora de la mañana en Santoña, Morán ha afirmado que el objetivo del Ministerio es "recabar un acuerdo" entre el Ayuntamiento de Santander y el Gobierno de Cantabria para que el proyecto "responda satisfactoriamente al conjunto de la ciudadanía". Morán ha dicho que ambas Administraciones tienen "diferentes criterios" respecto al proyecto, que "en este momento no permite conciliar las posiciones de unos y otros". Y ha señalado que desde su departamento "no van a prejuzgar quién tiene más o menos razón", pero "no parece razonable" que el Ministerio ejecute un proyecto que no cuenta con el visto bueno de ambas administraciones". "Merece la pena hacer un esfuerzo para que la solución técnica final que se determine no deje descontento a nadie", ha señalado. A preguntas de los medios sobre si la decisión será política o técnica, el secretario de Estado del PSOE ha respondido que la vocación del Ministerio es "llevar adelante una solución definitiva y estable a una demanda social". "Creo que en este caso, a poco que tengamos todos una capacidad de diálogo suficiente, podremos darle una solución razonable", ha dicho.

Comentarios