domingo 27/9/20
SUCESOS

“Desde el minuto uno sabíamos que no se había ido a meditar”, dice una familiar del hombre al que supuestamente corresponde el cráneo hallado en Castro Urdiales

Imagen de archivo de una inspección policial tras el hallazgo del cráneo en Castro Urdiales
Imagen de archivo de una inspección policial tras el hallazgo del cráneo en Castro Urdiales

"Desde el minuto uno sabíamos que no se había ido a meditar, nosotros y más gente de los que le conocíamos de toda la vida". Así se ha referido esta mañana Begoña Arias, en declaraciones a Europa Press, a la mujer detenida tras el hallazgo del cráneo supuestamente de su pareja en una caja en una vivienda de la localidad de Castro Urdiales. El marido de Arias, primo de la pareja de la detenida, fue quien puso la denuncia por la desaparición de su primo después de que pasara el tiempo sin que éste contestara a sus mensajes de WhatsApp.

"Sospechamos que ella sabía más de lo que decía"

Arias, ha asegurado que el desaparecido, de 67 años, era "un pedazo de pan" y que la detenida "ha hecho con él lo que le ha dado la gana". "Estábamos preocupados porque nunca se marchaba de viaje sin decírnoslo" y "tampoco su hermano sabía nada, sólo por ella, y él nos lo decía a nosotros". Finalmente, y ante la falta de noticias y la existencia de informaciones que nunca llegaban a confirmarse –como que su primo se había ido a Galicia o a San Sebastián–, el pasado mes de abril denunciaron su desaparición. "Sospechamos que ella sabía más de lo que decía", ha relatado Arias, que ha reconocido que ella y su marido tenían "muy poco" trato" con la detenida. "Venía algún día por aquí", pero poco más. Ahora, y cuando se está investigando que el cráneo encontrado por una amiga de la detenida dentro de una caja corresponde al del primo de su marido, Arias reconoce que lo que ha ocurrido es "fortísimo". "Pensábamos que no iba a volver, pero no así, no de esa forma", ha lamentado. "Desde el minuto uno sabíamos que no se había ido a meditar, nosotros y más gente de los que le conocíamos de toda la vida", ha insistido Arias, que lo que espera ahora es que "se resuelva" el caso y que "aparezca el cuerpo" del desaparecido.

Por su parte, la Guardia Civil sigue hoy inspeccionando el piso de la detenida, así como otras zonas del municipio de Castro Urdiales donde el desaparecido tendría algunos terrenos. Así, según ha podido saber Europa Press de fuentes cercanas al caso, estos registros se podrían llevar a cabo también en unos terrenos del pueblo de Sámano de su propiedad, cerca de los cuales viven Arias y su marido. Concretamente, la Policía Científica ha vuelto al domicilio donde vivían la detenida, de 61 años, y el desaparecido, en la calle Padre Basabe de Castro Urdiales, donde llevan a cabo una inspección técnico-ocular. El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Castro Urdiales decretó ayer prisión provisional comunicada y sin fianza para la detenida, tras tomarle declaración, y ratificó el secreto de las actuaciones. La mujer fue detenida este fin de semana en su domicilio de la calle Padre Basabe, después de que supuestamente hubiera entregado hace meses a una amiga la caja con el cráneo, cuya identidad podría corresponder a su pareja, que estaba desaparecido desde el pasado febrero. La amiga de la detenida encontró la cabeza dentro de la caja al abrirla, en la madrugada del viernes al sábado, y, tras el hallazgo, tuvo que ser atendida por servicios sanitarios y trasladada en ambulancia al centro de salud Cotolino de Castro Urdiales.

Comentarios