domingo 19.01.2020
VIVIENDA

Suspendido ‘in extremis’ el desahucio de una mujer, su hijo, su nuera y su nieto, que estaba previsto para este jueves en Astillero

Movilización de Stop-Desahucios Cantabria
Movilización de Stop-Desahucios Cantabria

El desahucio de Lilian, su hijo, su nuera y su nieto de dos años, previsto para las 10:00 horas de mañana jueves en Astillero, ha sido suspendido hoy miércoles in extremis en vía judicial, según han comunicado a este diario fuentes de la plataforma Stop-Desahucios Cantabria. La familia estaba amenazada de desahucio por el juzgado de primera instancia nº 3 de Santander y el fondo buitre Desarrollos Las Peñicas, según había denunciado hoy mismo en un comunicado Stop-Desahucios Cantabria, que había recordado que este era el segundo intento de desahucio promovido en pocos días por este fondo buitre vinculado a Liberbank, tras el suspendido el pasado lunes en Renedo de Piélagos.

“Trabaja limpiando pisos desde hace unos meses y malvive con ingresos que oscilan entre 500 y 700 euros al mes”

Según ha informado Stop-Desahucios Cantabria, el caso de la familia de Astillero es “similar” al de la de Renedo, pues Lilian alquiló la casa “con un particular” que después “padeció una ejecución hipotecaria, perdiendo la casa”, que pasó a ser propiedad primero de Liberbank y después del fondo inmobiliario de la entidad bancaria, Beyos y Ponga, con la que “firmó un nuevo contrato de alquiler” poco antes de que la casa fuera vendida al fondo buitre Desarrollos Las Peñicas. Lilian “trabaja limpiando pisos desde hace unos meses y malvive con ingresos que oscilan entre 500 y 700 euros al mes”, dinero con el que “tiene que mantener a los cuatro miembros de la familia”, que “hasta hace poco malvivían con la ayuda de amigos y familiares, estando todos los miembros de la familia en situación de desempleo”, razón por la que Lilian “no pudo pagar algunas de las cuotas de alquiler al fondo inmobiliario”, ha añadido la plataforma.

Stop-Desahucios Cantabria ha logrado la suspensión del desahucio tras solicitársela al juzgado porque la Oficina de Emergencia Habitacional del Gobierno autonómico “ha pedido un tiempo para poder encontrar una vivienda a la familia” y porque “se ha producido una situación flagrante de indefensión, ya que el abogado de oficio de Lilian, contraviniendo la opinión de su representada, se allanó en todas las pretensiones de la parte demandante, incluyendo el desalojo”, lo cual había “provocado” el intento de desahucio.

Comentarios