Jueves 18.10.2018
LABORAL

La negociación del convenio del metal se enquista por la discrepancia de patronal y sindicatos sobre la subrogación

Trabajador del metal
Trabajador del metal

La reunión de la comisión negociadora del convenio colectivo de siderometalurgia para Cantabria, que afecta a 20.000 trabajadores, se ha cerrado este lunes sin acuerdo en el ORECLA por la discrepancia existente entre patronal y sindicatos sobre las condiciones de subrogación de los trabajadores cuando se producen cambios de contratas y subcontratas. CCOO y UGT reclaman que la subrogación sea obligatoria con carácter generalizado, es decir para el 100% de los trabajadores afectados por un cambio de contrata, y acusa a Pymetal de haber "modificado a última hora" el preacuerdo alcanzado el 25 de septiembre. Mientras tanto, Pymetal limita la subrogación al 50% de la plantilla y solo para las contratas de mantenimiento de grandes industrias como Sniace o Solvay, y asegura que la subrogación generalizada para todo el sector que pide la representación sindical, "excede los términos comentados en la mesa de negociación", y "no puede ser aceptado por esta parte". Este tema, que no se detalla en el preacuerdo alcanzado por las partes en el ORECLA el 25 de septiembre, ha provocado un nuevo retraso en la aprobación del convenio del metal, que acumula ya dos años de retraso, y que estaba prevista para hoy.

La Federación de Industria, Construcción y Afines (FICA) de UGT y la Federación de Industria de CCOO han emitido un comunicado conjunto en el que critican "la postura inflexible" de Pymetal y "su negativa a retornar a lo pactado en un primer momento". Además, anuncian que se reunirán el miércoles para debatir las medidas a adoptar tras el desacuerdo de hoy con la patronal en el ORECLA. Pymetal ha explicado en un comunicado de prensa que, pese al desacuerdo en el tema de la subrogación, mantiene su oferta de incremento salarial para los cuatro años de vigencia del convenio pactados en el preacuerdo del pasado 25 de septiembre. El preacuerdo contempla subidas salariales del 1,3% para el año vencido de 2017; del 1,8% para 2018 y 2019; y del 2% para 2020, así como una cláusula de revisión que garantiza el 0,2% por encima del IPC en los tres últimos ejercicios. Según Pymetal, estas subidas salariales supondrían un incremento salarial de unos 600 euros anuales de media en este momento, por la "aplicación de un 3,1% de incremento correspondiente a 2017 y 2018". Y al término del convenio los trabajadores "percibirían una media de 1.250 euros anuales más por el concepto de incremento salarial, que es del 7% durante toda la vigencia de convenio, y que podría ser superior en función de la revisión del IPC anual", afirma la patronal.

Comentarios