miércoles 2/12/20
CORONAVIRUS

“Normalidad y movimiento” en la reapertura de centros comerciales de Cantabria

El Corte Inglés de Santander
El Corte Inglés de Santander

Las grandes superficies de Cantabria han reabierto sus áreas comerciales este lunes, coincidiendo con la fase 2 de la desescalada por la pandemia del coronavirus, y lo han hecho con "normalidad y movimiento" de clientes desde primer hora de la mañana, según han trasladado fuentes de uno de ellos a Europa Press. Se trata del Centro Comercial Bahía de Santander, que alberga la cadena 'El Corte Inglés', y que desde este 25 de mayo está abierto en su totalidad, aunque con el aforo limitado al 40%.

Debido a que cuenta con más de 18.000 metros cuadrados de superficie y tiene capacidad para albergar a más de 5.000 personas, creen que no va a haber problema para garantizar las restricciones de afluencia marcada, por lo que se van a centrar en el cumplimiento de las medidas de seguridad entre clientes "en todo momento" y que no se produzcan aglomeraciones "en ningún punto". De entrada, a la hora de abrir las puertas en este centro de Nueva Montaña -que recupera su horario habitual, de 9:30 a 22:00 horas- ya había gente esperando para entrar en la rotonda principal, y hacían cola "manteniendo el espacio" entre unos y otros.

De este modo, la jornada está transcurriendo desde el primer momento "con afluencia" de clientes -algunos para devolver compras o recoger pedidos que habían hecho antes de decretarse el estado de alarma- pero "con normalidad", cumpliendo las medidas establecidas. Así, acude con mascarilla y se desinfecta las manos con los geles dispuestos en un centro, en el que se han indicado accesos y se han señalizado la distancia de seguridad recomendada de 2 metros, entre otras novedades, incorporadas al extrapolarse los protocolos ya aplicados en a supermercado que ha permanecido abierto y donde también se requiere el uso de guantes.

El comercio minorista amplía el aforo del 30 al 40%, con el mismo objetivo de mantener la distancia de seguridad

Asimismo, se han incorporado en la galería comercial mamparas de protección en las terminales de venta. Y en el área de probadores de ropa -que se pueden usar de manera alternativa para garantizar las distancias- se ha habilitado una zona para higienizar artículos que se prueban los clientes pero no compran o aquellos que son devueltos.

Por su parte, el personal -que se ha incorporado a sus puestos en su totalidad y tras haber recibido la correspondiente formación- usa mascarillas, como ha venido haciendo hasta la fecha aunque no era obligatorio. Además, algunos también utilizan guantes y pantallas, y limpian terminales y lápices táctiles después de cada uso. El objetivo de estas y otras medidas es que 'El Corte Inglés' y el centro comercial Bahía de Santander sea un lugar "seguro" para trabajadores y público, entre el que siguen teniendo preferencia las personas mayores, a las que se reserva la primera hora para atención primordial y facilidades que precisen, como acercar la compra al vehículo, por ejemplo.

Otro centro comercial cántabro, el de Valle Real, ubicado en Camargo, ha implantado nuevas medidas para garantizar la seguridad de trabajadores, comerciantes y visitantes en sus instalaciones tras la entrada de la región en la fase 2 del desconfinamiento. Así, este lunes han reabierto 77 establecimientos, el 84% del total, y en los próximos días se prevé que lo haga el resto de locales, una vez concluyan detalles logísticos y adecuaciones necesarias para volver a la actividad, de conformidad con las normas de seguridad sanitaria vigentes.

"La seguridad y el bienestar de nuestros visitantes, comerciantes y trabajadores es y continúa siendo nuestra prioridad. Por eso, diseñamos un plan que nos permitió mantenernos en funcionamiento apoyando a las tiendas autorizadas durante las fases más críticas del confinamiento y que ahora nos conducirá gradualmente a nuestra operación normal, cumpliendo con las medidas de seguridad sanitaria que determinan las autoridades y con nuestros propios estándares", señala en un comunicado la directora de Valle Real, Marien Garmendia.

Entre otras, destaca la instalación de dispensadores de gel desinfectante en todas las entradas del centro y en los lugares de mayor afluencia o paso, como baños y cambiadores de bebés; refuerzo de equipos para una mayor limpieza y desinfección y de las rutinas de los sistemas de ventilación y equipos de aire acondicionado; vigilancia activa controlando el acceso y asegurando el uso obligatorio de mascarillas por parte de todas las personas que accedan, señalización que informa a visitantes sobre la protección y las buenas prácticas que deben adoptar en el centro.

Y también se van a difundir de forma frecuente mensajes a través de sonido interno, para fomentar buenas prácticas de conducta social con especial énfasis en el cumplimiento de la distancia mínima de 2 metros, se han colocado señales que promueven el flujo y la movilidad ordenada y la distancia social recomendada, se han provisto equipos de protección personal -como guantes, máscaras, etc- y se ha brindado apoyo a los comerciantes para la reapertura de sus establecimientos bajo el cumplimiento de todas las pautas de las autoridades.

Valle Real mantendrá su horario habitual de apertura al público permitiendo, de manera temporal, que las tiendas puedan establecer el suyo entre las 12:00 y las 20:00 horas.

COMERCIO MINORISTA

Coincidiendo con la reapertura de grandes superficies, el comercio minorista amplía el aforo del 30 al 40%, con el mismo objetivo de mantener la distancia de seguridad. Las tiendas pequeñas podían abrir desde la fase 1, aunque algunas han optado por esperar hasta esta segunda etapa aprovechando la apertura de grandes cadenas y centros comerciales que generan "más movimiento" de clientes, así como también la ampliación de las restricciones en negocios de hostelería que dan "más vida a las calles".

Así lo ha expresado a esta agencia el secretario de la Federación del Comercio de Cantabria (Coercan), Gonzalo Cayón, que ha indicado que los profesionales del sector aguardan por un lado el incremento de la normalidad mientras por otro lado "miran de reojo" a los datos del coronavirus, que "cada vez son mejores" en el sentido de que hay menos contagios.

Sobre la actividad en estas primeras jornadas, ha valorado que "se está vendiendo" y, sobre todo, los comerciantes están "conectando" de con los clientes, con los habituales y también con otros nuevos debido a la campaña en redes sociales de concienciación y apoyo al comercio minorista y de barrio. También han detectado que estos días venden más por la tarde que por las mañanas, que el cliente se ha acostumbrado a las normas -como el uso de mascarillas- y, para finalizar, y "tienen ganas" de que lleguen turistas y compren en sus negocios.

Comentarios