jueves 22.08.2019
UIMP

Okuda considera el grafiti "más sectario" que el arte contemporáneo porque "hay que estar muy dentro para vivirlo"

Okuda San Miguel
Okuda San Miguel

El pintor y escultor Okuda San Miguel ha considerado el grafiti como un lenguaje "más sectario" y "más codificado" que el arte contemporáneo porque, a su juicio, los artistas "tienen que estar muy dentro para comprenderlo" y "para vivirlo". En su opinión, el grafiti interesaba a los artistas porque la gente "no lo podía ni descifrar". Así lo ha expresado el artista en la inauguración del curso 'Okuda San Miguel: Una visión multidisciplinar sobre la práctica artística contemporánea', que se celebra hasta el viernes en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

Así, durante esta semana el también director del taller va a desarrollar las distintas disciplinas artísticas en las que trabaja, realizando sesiones prácticas como la creación en conjunto de un tapiz o el uso de esprays para realizar un mural. "Vais a convivir con nuestra realidad, con nuestro día a día, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos", ha asegurado. "Hoy veníamos a trabajar, pero realmente para nosotros trabajar es simplemente un formalismo porque lo que hacemos es vivir una especie de sueño que nos empeñamos en hacer", ha puntualizado.

"Para nosotros trabajar es un formalismo porque vivimos una especie de sueño que nos empeñamos en hacer"

El pintor, junto con su equipo, compuesto entre otros por su manager Óscar Sanz y la directora de Proyectos Internacionales de Ink and Movement Ana María Llorente, ha analizado su recorrido desde el inicio de su trabajo hasta la actualidad. "Lo que empezamos dos personitas, medio locas, a día de hoy tenemos un equipo de 24-25 personas. No nos sobra ni uno y sin ellos sería imposible", ha subrayado Óscar Sanz. Para Okuda, Madrid fue la ciudad en la que comenzó su "lenguaje de ahora" y cuando empezó a "dibujar letras y geometrizarlas". "Era un surrealismo clásico entre comillas, donde mis musas y mis musos eran mis amigos y mi hermana casi siempre. Empecé a unir el trabajo de la calle con el estudio", ha relatado. Además, el artista ha explicado que posteriormente se inspiró en elementos clásicos. "Digamos que mis musas son las mismas que en el Renacimiento y los llevo a mi mundo personal", ha matizado.

El artista, que estudió Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid, ha admitido que "no iba tanto" a clase como "tendría que haber ido" y que, en su lugar, "estaba pintando en la calle con amigos". "Al final yo creo que no es tan importante tu carrera como la carrera personal que vayas teniendo", ha sostenido el santanderino. "La carrera me sirvió para técnica, tipos de escultura, estampación y luego a nivel de inspiración, con clases como historia del arte", ha añadido. Respecto a la inspiración, Okuda ha lamentado que en sus inicios en Santander "no había old school". "La gente que empieza a pintar en ciudades como Madrid o capitales sí que tiene las referencias más claras, pero en los 90 no había ninguna referencia", ha relatado. De hecho, el 90% de obras de Okuda se encuentra fuera de España, principalmente en Europa, tal y como ha indicado la directora de Proyectos Internacionales de Ink and Movement, Ana María Llorente. Además, ha considerado que Okuda es "de los pocos artistas que pueden hacerlo todo: trasladarlo, montarlo, rehabilitarlo y diseñarlo".

En la inauguración del curso ha intervenido también la vicerrectora de Difusión e Intercambio Científico de la UIMP, María Del Mar García, quien ha subrayado que con este taller se pretende "dar cabida al acto contemporáneo" en la universidad.

Comentarios