jueves 05.12.2019
POLÍTICA

Denuncian que el Ayuntamiento de Cayón "está fuera de control" al incumplir la Ley de Transparencia

Desde Ciudadanos aseguran que la deuda bancaria se aproxima a los dos millones y medio de euros.

"El descontrol ha llegado a tal punto en el Ayuntamiento de Santa María de Cayón que los vecinos no sabemos cuál es la situación exacta en que se encuentran las arcas municipales", han indicado.

 

El alcalde de Santa María de Cayón (PP), Gastón Gómez
El alcalde de Santa María de Cayón (PP), Gastón Gómez

El portavoz de Ciudadanos (Cs) Santa María de Cayón, Álvaro Laso, ha denunciado que el Ayuntamiento, gobernado por Gastón Gómez (PP) "está fuera de control" al incumplir la Ley de Transparencia, puesto que en su web "no encontramos informaciones básicas que las corporaciones municipales deben tener publicadas atendiendo a esta norma", como los presupuestos municipales, los salarios de los altos cargos, los contratos firmados o las subvenciones concedidas, entre otros asuntos.

"El descontrol ha llegado a tal punto en el Ayuntamiento de Santa María de Cayón que los vecinos no sabemos cuál es la situación exacta en que se encuentran las arcas municipales", ha indicado Laso tras conocerse que los informes de la intervención municipal apuntan a que existe una deuda bancaria que se aproxima a los dos millones y medio de euros.

Por ello, desde su partido han apostado por "llegar hasta el final de este asunto, esclarecer qué tipo de gestión está llevando a cabo el equipo de Gobierno y comenzar a publicar todas las variables que exige la Ley de Transparencia".

Y es que a su juicio "el panorama es desolador", y que este incumplimiento es especialmente "sangrante" en el caso de la declaración de los bienes de los concejales, ya que "no es una novedad", sino un aspecto recogido en la Ley de Bases de Régimen Local.

Por último, desde Ciudadanos han llamado la atención respecto a que los contratos firmados por el Ayuntamiento no estén publicados, "sobre todo los contratos menores, que son el 80% de los acuerdos que alcanza el Consistorio", señalan.

PRC DENUNCIA UNA DEUDA DE MÁS DE 2,4 MILLONES

Por otro lado, los representantes del PRC en el municipio han advertido en un comunicado que la situación financiera no se corresponde con la divulgada por el regidor y ha aportado un documento en el que señalan que la deuda es superior a los 2,4 millones de euros.

También han remarcado que el interventor municipal, en su informe, manifiesta que “el núcleo principal de los gastos realizado sin cobertura presupuestaria responde a contrato de obra o servicio menor para los que no se sigue el procedimiento administrativo establecido”.

Desde el PRC señalan que la deuda bancaria es superior a los 2,4 millones de euros

Para los miembros del PRC, estos gastos corresponderían a comidas de más de 2.000 euros y gastos funerarios en los que se incluyen numerosas coronas, entre otros.

Según escribe el interventor en el informe, “dado que ni se aprueba el gasto ni existe un presupuesto o memoria valorada” de estas facturas, “así como tampoco consta control técnico de los mismos”, “resulta imposible acreditar a posterior las unidades realizadas”.

EN EL BANQUILLO POR ADJUDICAR CONTRATOS “A DEDO”

No es la primera vez que Gastón Gómez se ve involucrado en asuntos de este tipo, ya que en diciembre de 2015 tuvo que declarar ante el juez por un presunto delito de prevaricación administrativa en varias contrataciones de personal municipal.

Gómez estaba, entonces, imputado por supuestos delitos de prevaricación administrativa y malversación de fondos públicos durante 2008 y 2013, después de que la oposición denunciara supuestas irregularidades en las actuaciones de la Brigada de Obras Municipales y en procedimientos de contratación. PRC y AICP ya apuntaron entonces la existencia de 80 facturas de diversos pagos realizados por valor de 200.000 euros que, a su juicio, no contaban con consignación presupuestaria.

El regidor ‘popular’ ha ocupado el cargo desde 1999, y ha sido vocal en el Ejecutivo del PP de Cantabria hasta que Ciudadanos obligó a su dimisión en junio de 2015 como condición para apoyar la investidura de Íñigo de la Serna como alcalde de Santander. Su renuncia estuvo acompañada, además, por la de Carlos Cortina, por entonces alcalde en funciones de Astillero y secretario de Formación en el Comité Ejecutivo del PP regional.