lunes 16.09.2019
camargo

El pabellón de Revilla presenta “deficiencias que no fueron solventadas” en la pasada legislatura

Bolado ha criticado que el anterior gobierno del PP hizo una inversión de 191.000 euros para ejecutar unas obras que acabaron sin solventar el problema de filtraciones en la cubierta del edificio.

La alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, junto al concejal de Deportes, Gonzalo Rodeño
La alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, junto al concejal de Deportes, Gonzalo Rodeño

La alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, junto al concejal de Deportes, Gonzalo Rodeño, ha visitado este miércoles el Pabellón Deportivo de Revilla para revisar el estado en el que se encuentra esta instalación municipal, ya que durante la pasada legislatura se llevaron a cabo obras en la cubierta del edificio que presentaron "deficiencias que no fueron solventadas" pues se ha constatado que sigue habiendo problemas de filtraciones.

Bolado ha criticado que en la pasada legislatura se hizo una inversión de 191.000 euros para ejecutar unas obras que incluían la sustitución de la cubierta del edificio con el objetivo de acabar con las filtraciones, "pero al parecer desde el primer día en que se entregó la obra la cubierta nunca estuvo bien, y en caso de tormenta el estado en el que acababa la pista hacía imposible la práctica de cualquier deporte".

"Se trata de una irresponsabilidad del anterior equipo de gobierno, pues ellos supieron desde el primer momento que había problemas pero no hicieron nada para que la empresa adjudicataria de la obra se hiciera cargo del asunto y resolviera estas deficiencias que con el tiempo fueron mayores", ha señalado.

Se trata de una irresponsabilidad del anterior equipo de gobierno, pues ellos supieron desde el primer momento que había problemas pero no hicieron nada para que la empresa adjudicataria de la obra se hiciera cargo del asunto y resolviera estas deficiencias que con el tiempo fueron mayores

El Ayuntamiento está trabajando ahora para resolver este problema que ha afectado al correcto desarrollo de algunas actividades "pues cada vez que llueve entra agua al Pabellón y dificulta que se pueda utilizar", hasta tal punto que incluso el pasado fin de semana hubo que suspender "todas las celebraciones deportivas que estaban programadas como consecuencia del agua que entraba por la cubierta".

La alcaldesa también ha criticado que las obras para cambiar la cubierta se ejecutaran en invierno durante una época del año en que hay mayor presencia de lluvia, y que pasara casi un año hasta que el Pabellón pudo volver a su normal funcionamiento.

A estos problemas hay que añadir que, durante la ejecución de las obras, las máquinas accedieron a la pista deportiva y provocaron desperfectos en la superficie, que se incrementaron al caer algunos cascotes desde el techo al suelo.

"En el proyecto inicial se recogía además la pavimentación de la pista aunque finalmente no se ejecutó, y tuvieron que ser luego los trabajadores municipales los que trataron de arreglar los desperfectos que se ocasionaron en la superficie de pista", ha lamentado la alcaldesa.

Tampoco se llevó a cabo la urbanización del entorno que se incluía en el proyecto inicial, con mejoras en las aceras y en los aparcamientos que no fueron finalmente realizadas, por lo que el Ayuntamiento se plantea realizar también ahora esta parte de los trabajos que quedaron pendientes y ejecutar mejoras en la zona exterior del Pabellón con el arreglo de los acerados y el pintado de las plazas de estacionamiento.

Comentarios