domingo 25.08.2019
VIVIENDA

Paralizado el desahucio de Solares: “Nos comprometemos a entregar las llaves en un mes y a ver si nos da tiempo a poder conseguir un piso a la familia”

Activistas de Stop-Desahucios, este martes en el balcón de la vivienda de Solares | Stop-Desahucios Cantabria
Activistas de Stop-Desahucios, este martes en el balcón de la vivienda de Solares | Stop-Desahucios Cantabria

El desahucio de la vivienda de Elisa, Tino y sus dos hijos, David y Jonatan –de 11 y siete años de edad y ambos con enfermedades crónicas–, previsto para las 11:00 horas de hoy en Solares (Medio Cudeyo), ha sido paralizado, según han confirmado a este diario fuentes de la plataforma Stop-Desahucios Cantabria, que se han acercado hasta la vivienda junto a otros activistas y vecinos para apoyar a la familia y evitar el desahucio.

“El ‘famoso’ piso de Unquera es para gente de la zona, no para una familia de Astillero, de Solares o de Santander”

“Ha habido un acuerdo porque nosotros hemos ofrecido irnos en un mes, es decir que se para el desahucio pero tanto la familia como la plataforma nos comprometemos a dejar el piso y entregar las llaves en un mes”, han manifestado desde Stop-Desahucios. “Hemos estado esperando hasta el último momento a la Oficina de Emergencia Habitacional, que esperábamos que nos ofreciera una alternativa de alquiler social, pero sólo nos ha ofrecido el famoso piso de Unquera, que ya nos lo ha ofrecido hasta en cuatro o cinco ocasiones en los tres últimos desahucios y que es un piso que la mayoría de la gente no lo quiere porque es un piso para gente de allí, de la zona, no para una familia de Astillero, de Solares o de Santander, porque es cambiar de vida completamente, es un gasto de transporte enorme, y más cuando estamos hablando de menores: el tema del cambio de colegio y cuando estamos hablando de menores con enfermedades crónicas, que tienen que ir de vez en cuando al hospital…”, han añadido. “Nos comprometemos a entregar las llaves en un mes y a ver si nos da tiempo a poder conseguir un piso a la familia; a nosotros, porque en la Oficina de Emergencia Habitacional ya no tenemos ninguna confianza”, han finalizado las mismas fuentes de Stop-Desahucios.

desahuciosolares

Posteriormente, Stop-Desahucios Cantabria ha emitido un comunicado en el que detalla esta situación. “A las 11 horas estaba previsto el desahucio de la familia de Solares, compuesta por Tino, Elisabet y sus dos hijos, de 11 y 7 años de edad. La familia había ya hecho la mayor parte de la mudanza ante la previsión de que la ejecución del lanzamiento se cumpliera. Sin embargo, en el último momento, la comitiva judicial y la parte demandante llegaron a un acuerdo con la plataforma Stop-Desahucios”, han manifestado. “En la negociación mantenida entre las partes, la plataforma y la familia solicitaron la suspensión del lanzamiento y a cambio ofrecieron abandonar la vivienda en el plazo de un mes. Los miembros de la plataforma explicaron que habían esperado al último momento porque esperaban que la Oficina de Emergencia propusiera una alternativa digna de vivienda. Pero no fue así, a juicio de los miembros de la plataforma. Y, por ello, han solicitado la suspensión de un mes para poder conseguir una vivienda por sus propios medios”, han añadido.

“Había suficiente base jurídica para suspender el desahucio sin tener que haber llegado a la fecha límite”

Stop-Desahucios Cantabria ha explicado que la acción programada para parar el desahucio era “excepcional”. La plataforma se dedica “a los bancos” y sólo “en situaciones excepcionales” llevan a cabo acciones para paralizar desahucios en los que el propietario de la vivienda es una persona física, como es el caso. “Normalmente esto se produce cuando coinciden una serie de criterios como pobreza sobrevenida y ser una familia con niños menores, además en este caso los dos niños padecen sendas enfermedades crónicas”, han advertido. De hecho, Stop-Desahucios presentó ayer lunes –en el juzgado de primera instancia e instrucción nº 2 de Medio Cudeyo– una solicitud de suspensión basándose en que el desalojo afectaría a dos niños menores. Para Roberto Mazorra, uno de los coportavoces de la plataforma, “había suficiente base jurídica para suspender el desahucio sin tener que haber llegado a la fecha límite: el dictamen del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) de Naciones Unidas, sentencias del Tribunal de Derechos Humanos de la UE, del Tribunal Constitucional y una última sentencia del Tribunal Supremo”, todas las cuales “refieren la obligación de un juicio de proporcionalidad en relación con la tutela del derecho a la inviolabilidad del domicilio”. Concretamente, el dictamen del Comité DESC dice que “los desalojos, del tipo que sean, tal y como se producen en España a diario, constituyen una vulneración de Derechos Humano,s pues generalmente no existe alternativa habitacional conocida”.

Mazorra ha insistido en que la familia y la plataforma estuvieron gestionando hasta ayer lunes con la Oficina de Emergencia Habitacional del Gobierno de Cantabria la posibilidad de conseguir una vivienda de alquiler social. “Desgraciadamente, lo único que nos ofrecieron fue el famoso piso de Unquera, que ya nos ha sido ofrecido en numerosas ocasiones y que familia tras familia lo rechaza, incuso familias en riesgo inminente de desahucio. Y eso es por algo”, ha asegurado. Y es que Mazorra es crítico sobre cómo se ha enfocado el tema con la familia de Solares: “El problema en este caso es que se crearon expectativas a la familia para terminar proponiendo lo de siempre, esto es, una vivienda muy alejada de la zona donde tiene toda su vida esta familia. Además del cambio de colegio y muchas más cuestiones no menores, como los recursos sanitarios (hay dos niños con enfermedades crónicas). Por ejemplo, lo que te ahorras en el alquiler social, lo terminas pagando con creces en el transporte. Lo lógico es ofrecer una alternativa de vivienda en la zona de residencia, más o menos ampliada. El piso de Unquera lo deben ofrecer a las familias del territorio de Val de San Vicente y zonas cercanas, no a alguien de Solares, Astillero o Santander. Tendrían que cambiar de vida radicalmente y se aumentarían los gastos exponencialmente. Es absurdo, no son cosas, son personas”.

“Hasta ahora funcionaba muy bien, pero no sabemos qué ha pasado en los últimos tiempos”

Además, para el portavoz de Stop-Desahucios Cantabria, el piso de Unquera “refleja un problema grave en la gestión de los recursos de la Oficina de Emergencia Habitacional”, que “hasta ahora funcionaba muy bien, pero no sabemos qué ha pasado en los últimos tiempos”. “Van a producirse un montón de desahucios en los próximos meses y no parece que esta Oficina ni las Administraciones Públicas en general vayan a hacer nada. Parece que en este momento nadie tiene pisos de alquiler social para personas en riesgo de desahucio. Los políticos están incumpliendo los compromisos en esta materia. Cuando sería relativamente fácil solucionar el problema, mediante el realquiler por ejemplo, porque recursos económicos hay de sobra. Por eso están abocando a que muchas familias opten por la ocupación de viviendas, ya que la otra alternativa es quedarse en la calle. Es todo muy loco”.

Comentarios