miércoles 11.12.2019
MEMORIA

El Parlamento de Cantabria acoge este sábado un acto de reconocimiento a las víctimas del Holocausto

55 cántabros perdieron la vida entre los muros del campo de concentración y exterminio nazi de Mauthausen.

Campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau
Campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau

El Parlamento cántabro acogerá a las 11 horas de este sábado, 27 de enero, un acto de reconocimiento a las víctimas del Holocausto, organizado por la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica). El acto, convocado con motivo del Día Internacional en conmemoración de las Víctimas del Holocausto, que se celebra en todo el mundo el 27 de enero, contará con una breve intervención de la presidenta del Parlamento, Dolores Gorostiaga, y la lectura de los nombres de los cántabros víctimas del holocausto a cargo de parlamentarios de diferentes grupos. También asistirá el presidente de la ARMH, Emilio Silva, y representantes de otras asociaciones, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.

La Unesco rinde tributo cada 27 de enero a las víctimas del Holocausto. En esta fecha se conmemora la liberación en 1945 por las tropas soviéticas del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau. Durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi y sus colaboradores asesinaron a unos seis millones de judíos, en un intento de aniquilar sistemáticamente a la comunidad judía de Europa. Asimismo, movidos por su ideología racista, persiguieron y mataron a millones de personas de otros grupos, entre ellos a gitanos (roma y sinti), opositores políticos, minusválidos, homosexuales y miembros de muchos otros colectivos.

A otro campo de concentración y exterminio nazi, el de Mauthausen, llegaron los primeros españoles en 1940, deportados por la Alemania nazi con la conformidad de la España franquista. Para ellos comenzó una terrible pesadilla que se extenderá hasta 1945, cuando el campo es liberado por el ejército estadounidense. Durante ese periodo, más de 6.500 españoles perdieron la vida entre sus muros, entre ellos, 55 cántabros.