lunes 21/9/20
EMPLEO

El paro baja en más de mil personas en marzo en Cantabria y los sindicatos cargan contra la temporalidad y la estacionalidad del empleo

Oficina del Servicio Cántabro de Empleo
Oficina del Servicio Cántabro de Empleo

El paro bajó en más de mil personas –un -2,7%– el pasado mes de marzo en Cantabria, que fue la comunidad autónoma donde más creció la contratación –un 30%–, aunque la indefinida cayó un 24% en términos interanuales. Por ello, los sindicatos mayoritarios han cargado contra la temporalidad y la estacionalidad del empleo. Así, UGT ha criticado que el paro baje a costa de un incremento de más de un 32% de contratos temporales y ha destacado que el mes pasado Cantabria superó por primera vez desde 2002 el 93% de contratos eventuales. Por su parte, CCOO cree que la comunidad autónoma está inmersa en un "bucle" del que sólo saldrá si combate la estacionalidad.

Cantabria contó con 38.704 desempleados en el tercer mes del año

El número de parados registrados en las oficinas de empleo en Cantabria bajó en 1.061 personas en marzo, lo que supone un 2,67% menos que en febrero, el tercer mayor descenso por comunidades autónomas y más de un punto y medio superior al retroceso en el conjunto del Estado (-1,02%). Además, hubo 1.525 parados menos –un -3,79%– en Cantabria en relación con marzo de 2018, en este caso por debajo del descenso medio estatal (-4,89%). De este modo, Cantabria contó con 38.704 desempleados en el tercer mes del año, ha informado hoy martes el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. En España, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo bajó en 33.956 desempleados en marzo (-1%), su menor descenso en este mes desde 2014, cuando disminuyó en 16.620 personas. No obstante, hay que tener en cuenta que la Semana Santa, que suele animar el mercado laboral, se celebra este año 2019 en abril, mientras que en 2018 tuvo lugar en marzo.

En Cantabria, el pasado mes de marzo el paro bajó en todos los sectores excepto el colectivo sin empleo anterior, en el que se incrementó en 116 personas. La mayor caída se concentró en los servicios, con 940 parados menos, seguido a mucha distancia de la construcción (-113), la industria (-107) y la agricultura (-17). Con todo, el sector servicios sigue aglutinando a más de siete de cada diez demandantes de empleo en la comunidad autónoma, al sumar esta actividad económica 29.026 desempleados, seguido de la industria (con 2.924 parados), la construcción (2.921), y la agricultura (628). Además, hay 3.205 demandantes de trabajo en el colectivo sin empleo anterior. Más de la mitad de las personas apuntadas al paro en Cantabria en el tercer mes del año eran mujeres, 21.718, frente a 16.986 hombres, y el grueso del total tenía más de 25 años (35.734, frente a 2.970 menores de dicha edad). Entre el primer grupo, los mayores de 25 años, eran más numerosas las mujeres (20.335, frente a 15.399 hombres), mientras que en el segundo (los menores de 25) eran mayoría los hombres (1.587, frente a 1.383). Del total de parados apuntados a las oficinas del antiguo Inem en marzo en Cantabria 3.744 eran extranjeros, lo que supone 211 menos que en febrero, un descenso del 5,3%, el segundo más importante tras Baleares (-7,3%) y superior al medio estatal (-0,6%). En comparación con igual mes de 2018, el desempleo entre este colectivo se recortó en 29 personas, un -0,7%, en este caso por debajo del conjunto del Estado (-3,7%). La mayor parte de los extranjeros que buscaban trabajo en Cantabria son de Estados extracomunitarios, 2.623, frente a 1.121 que proceden de Estados europeos. Y el grueso de todos ellos quiere encontrar empleo en el sector servicios (2.478), seguido de la construcción (297), la agricultura (134) y la industria (129). Además, 706 de los inmigrantes parados en la comunidad autónoma no han tenido trabajo con anterioridad.

De los 19.648 contratos rubricados en marzo, el 6,9% fueron indefinidos, mientras que el 93,1% tuvieron carácter temporal

La bajada del paro en marzo en Cantabria se acompañó de un incremento de la contratación, ya que durante el mes pasado se rubricaron en la comunidad autónoma 19.648 contratos, lo que supone 4.542 más que en febrero y se traduce en un repunte del 30%, el mayor de todas las comunidades, que de media crecieron un 8,8%. Además, la contratación subió un 1,9% en Cantabria en términos interanuales, con 368 contratos más, en este caso por debajo del Estado (3,8%). De los 19.648 contratos rubricados en marzo, el 6,9% fueron indefinidos (1.368), mientras que el resto, 18.280 (93,1%), tuvieron carácter temporal. La contratación indefinida creció un 6% en Cantabria en términos mensuales (un 6,6% en España), pero se desplomó un 24% en comparación con marzo de 2018, la mayor caída de todas las comunidades, con 430 contratos menos que entonces. En el conjunto del Estado, el retroceso fue del -7%. Por su parte, los contratos temporales repuntaron un 32,4% mensualmente, la mayor subida por comunidades, que de media lo hicieron un 9,1%. En el interanual, el incremento fue del 4,6% en Cantabria, con 798 contratos temporales más que en marzo de 2018, inferior al medio del 5,3%.

"Un incremento inédito"

El secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, ha lamentado que el descenso del paro en la comunidad autónoma en marzo responda a "un incremento inédito" de más de un 32% de los contratos temporales (+4.477), lo que hace superar "por primera vez" el 93% de temporalidad contractual en un mes desde que en 2002 se facilitan estadísticas oficiales. "Una vez más, la evolución del desempleo depende de un empleo muy precario que multiplica por cuatro el incremento de la eventualidad en España el mes pasado", señala Ibáñez, para quien los buenos datos de cantidad de empleo "no se corresponden con una creación de empleo de calidad, sino todo lo contrario. En este sentido, el sindicalista precisa en nota de prensa que "no es buena señal" para el mercado de trabajo de Cantabria que para reducir el paro en algo más de un millar de personas "se tenga que recurrir a 19.648 contratos, de los que casi 18.300 son temporales". Ibáñez destaca además que la tasa de cobertura por desempleo sigue aumentando en Cantabria, aunque la comunidad autónoma sigue "a casi cuatro puntos" de la española. "Aumenta la tasa de cobertura pero la cuantía media de las prestaciones por desempleo contributivas es cada vez más baja por el predominio de un empleo precario, peor remunerado y con bases de cotización bajas", concluye.

"En un bucle infinito"

CCOO Cantabria ha valorado el descenso del paro registrado en Cantabria en marzo, aunque considera que el mercado de trabajo en la comunidad autónoma está inmerso "en un bucle infinito" del que sólo saldrá si se combate la estacionalidad en el empleo. En nota de prensa, el sindicato ha señalado en este sentido que el calendario laboral en Cantabria "es cíclico" y que marzo suele ser un mes donde habitualmente baja el paro. A su juicio, estacionalidad, temporalidad, parcialidad y, por tanto, precariedad, son "los males endémicos" del mercado laboral cántabro. En este sentido, considera que la bajada del desempleo de 1.061 personas en marzo está "ligada" a un calendario del mercado "cíclico" que condena a Cantabria a vivir en un "bucle infinito" y que sólo se podrá atajar si se combate con "buenas políticas" de empleo. Para CCOO, de nuevo la contratación registrada en Cantabria "dista mucho de ser estable", ya que los contratos indefinidos no llegan al 7% del total mientras que los temporales superan el 93% y suele tratarse de contratos de hostelería de fin de semana, de las Corporaciones Locales, empleos temporales vinculados a la construcción, etcétera. "Son contratos por un tiempo determinado, corto normalmente, que no garantiza la continuidad de esos trabajadores" en sus puestos, subraya, por lo que según dice, seguirán "cuestionando" la calidad del empleo que se crea porque mayoritariamente "es inexistente porque la duración de los contratos en mínima". "La estabilidad es un espejismo y más aún si hablamos de mujeres", señala la secretaria de Empleo de CCOO Cantabria, Laura Lombilla. En este sentido, el sindicato lamenta que, como siempre que los datos de desempleo mejoran, las mujeres "se llevan la peor parte", ya que en marzo, por ejemplo, 662 hombres han abandonado las listas del desempleo frente a sólo 399 mujeres. "Peor aún, si se comparan las cifras con las de marzo de 2018, se aprecia una desproporción brutal entre el descenso de desempleo de hombres (-1.328) y mujeres (-197)", recalca. "Creemos que Cantabria no puede conformarse con descensos del desempleo puntuales generados por contratos de días e incluso horas y que realmente no aportan calidad a nuestro mercado de trabajo. No podemos engañarnos, necesitamos apuntalar el mercado laboral con ocupaciones estables, duraderas y que permitan a las personas trabajadoras conseguir la tan ansiada estabilidad", concluye Lombilla.

Comentarios