jueves 20.02.2020
PESCA

Los pescadores de anchoa del Cantábrico defenderán ante los franceses la continuidad del ‘Acuerdo de Bilbao’

Sede de la Federación de Cofradías de Pesca de Cantabria
Sede de la Federación de Cofradías de Pesca de Cantabria

Los pescadores de anchoa cántabros, gallegos, asturianos y vascos defenderán la continuidad del 'Acuerdo de Bilbao' en la reunión que mantendrán el día 14 de enero con la flota francesa para abordar esta pesquería. Los pescadores se han reunido hoy en Santander para analizar su postura respecto a una pesquería y un acuerdo que quieren seguir negociando. "Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco tenemos una postura común, queremos mantener el acuerdo. ¿Que hay que modificar cosas? Será de acuerdo entre franceses y españoles porque somos vecinos y el Cantábrico es de todos", ha señalado en declaraciones a Europa Press el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria, Miguel Fernández. En la reunión de esta mañana en Santander, que se ha prolongado durante dos horas y media, los pescadores han puesto de manifiesto que no quieren romper el 'Acuerdo de Bilbao' sino seguir negociándolo porque consideran que "ha sido positivo". "Intentaremos seguir adelante con él, modificando algunas cosas, lo que creamos conveniente", ha indicado Fernández, que ha subrayado la necesidad de la próxima reunión con los franceses para "ver lo que es bueno para las dos flotas".

El 'Acuerdo de Bilbao' es un pacto anual que se firmó en 2010 para buscar soluciones ante los desencuentros que históricamente reinaban entre la flota francesa y española ante la pesquería de la anchoa. Supuso la cesión a Francia de 100 toneladas más de esta especie por parte de la flota del Cantábrico a cambio del cumplimiento, entre otros aspectos, de un calendario de pesca. La flota francesa propuso en diciembre cambios en su contenido de cara a la renovación, pues el acuerdo ha vencido el 31 de diciembre de 2019. El problema, más allá de la propia confluencia por el espacio de pesca, radica en la diferencia entre las artes de pesca empleadas, que en el caso de la flota francesa es el arrastre pelágico, un arte prohibido para los buques españoles. La coincidencia en el espacio y en el tiempo de ambas flotas también podría suponer un problema.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad