lunes 1/3/21
TRIBUNALES

Piden 12 años y medio para el acusado de violar a su expareja y acosarla continuamente para volver juntos

Audiencia Provincial de Cantabria
Audiencia Provincial de Cantabria

La Fiscalía ha pedido 12 años y medio de cárcel para el acusado de violar a su expareja y acosarla con su presencia y con continuas llamadas y mensajes telefónicos, saltándose las órdenes de alejamiento y de prohibición de comunicación que pesaban contra él, hechos por los que será juzgado el martes, 19 de enero, en la Audiencia Provincial.

Según el escrito del Ministerio Público, el acusado, "con la firme intención de recuperar la relación, incumplió de manera sistemática y reiterada las órdenes judiciales y buscó continuamente el contacto físico o telefónico, así como vigilaba su día a día".

EL ACUSADO MANDÓ CASI 500 WHATSAPP A LA VÍCTIMA

Al acusado se le colocó un dispositivo de control telemático y, en esa situación, a lo largo de dos meses envió 479 mensajes de WhatsApp, "incluso de madrugada y de forma insistente" a la mujer. Después de que ésta le bloqueara en la aplicación, él insistió enviándole mensajes SMS. Además, relata la Fiscalía que también incumplió la prohibición de aproximación, entrando en varias ocasiones en la zona de exclusión que se le impuso, y también "llegó en su comportamiento obsesivo a acercase y a comunicarse directamente" con la mujer.

El Ministerio Fiscal señala que, de hecho, en una ocasión, cuando la mujer paseaba por una carretera, llegó el acusado con su vehículo, la introdujo en él agarrándole fuertemente del brazo y del cuerpo, trasladándola hasta su casa, sin que ella pudiera oponer resistencia ni decir nada, al sentirse bloqueada y aterrorizada, mientras el acusado le decía que no "le iba a hacer daño".

Según el escrito de Fiscalía, una vez ya en el domicilio él le insistía en regresar juntos, diciéndole que no hiciese caso a la familia y ella contestaba "a todo que sí con la esperanza de que le dejara ir". Entonces, el hombre comenzó a insistir en ir juntos a su habitación y, al negarse ella, "con ánimo de atentar contra su integridad física, moral y sexual, la agarró fuertemente de los brazos, arrastrándola hasta la cama, donde la tiró, quitándole la ropa a la fuerza de cintura para abajo". Después, según la Fiscalía, la penetró vaginalmente.

"Cuando el acusado decidió que había acabado, le dijo que se vistiera y que se tranquilizara mientras le insistía en retomar la relación. Ella, con la intención de poner fin a la situación y poder irse de la casa, le dijo que sí a todo lo que él proponía, y él accedió a llevarla a su casa", relata el Ministerio Fiscal en su escrito.

Posteriormente, continuó acercándose a la mujer, que sentía "temor y desasosiego", y que no solo hubo de bloquear el teléfono del acusado sino que incluso dejó de realizar sus paseos diarios, decidiendo finalmente interponer denuncia. La mujer falleció por causas naturales dos meses después.

Todos los hechos descritos son, según la calificación del Ministerio público, un delito continuado de quebrantamiento de pena y medidas de seguridad en concurso con un delito de violencia de género en la modalidad de coacciones; y un delito de agresión sexual en concurso con un delito de violencia de género en la modalidad de lesiones leves.

A juicio de la Fiscalía, en el caso del delito de coacciones concurre la agravante de reincidencia, ya que el acusado fue condenado por el mismo tipo delictivo en dos ocasiones anteriores. En el caso del delito de agresión sexual, concurre la agravante de género. Por ello, la pena solicitada asciende a doce años y medio de prisión además de una medida de libertad vigilada de ocho años tras la finalización de la pena de cárcel. Además, considera que el acusado debe indemnizar a los hijos de la fallecida en 12.000 euros por los daños morales.

El juicio contra el acusado se celebrará el martes, a partir de las 10:00 horas, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

Comentarios