sábado 07.12.2019
TRIBUNALES

Piden año y medio para el dueño de una empresa en la que murió un empleado que trabaja sin ninguna protección

Audiencia Provincial de Cantabria
Audiencia Provincial de Cantabria

La Fiscalía ha solicitado un año y medio de prisión para el gerente de una empresa de plásticos y piscinas, ubicada en Muriedas, por el fallecimiento de un trabajador de 54 años que cayó desde una altura de más de nueve metros cuando se encontraba en la cubierta de la nave sin ningún tipo de medida de protección.

El Ministerio Público considera al gerente de la empresa autor de un delito contra los derechos de los trabajadores en concurso con homicidio imprudente, y solicita, además del año y medio de cárcel, inhabilitación durante el mismo tiempo para el cargo de gerente o administrador de empresas de construcción.

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía también pide que indemnice a la viuda en 173.000 euros y en 50.000 euros a cada uno de los dos hijos, de 28 y 24 años en el momento del siniestro mortal, que ocurrió hace casi dos años, en septiembre de 2016. La familia, por su parte, eleva la petición de cárcel a dos años y medio.

El relato de hechos de la Fiscalía refleja que el accidente mortal se produjo cuando en el citado almacén se procedía a sustituir las placas deterioradas de poliéster de la cubierta por otras nuevas. La víctima "transitaba por la cubierta sin que se hubiera instalado medio de protección colectiva de ningún género, y sin hacer tampoco uso de los equipos de protección individual".

Al respecto, la Fiscalía señala que "no existían ni redes de protección, ni barandillas, ni línea de vida para anclar cinturones, ni arnés de ningún tipo. El fallecido se servía de tablones de encofrar que iba colocando hasta los puntos donde se encontraban las placas a sustituir y sobre los que iba pisando.

En el momento de la caída el operario, encargado de la empresa, se apoyó sobre una placa que no había cubierto con tablón a modo de pasarela, se rompió y se precipitó al vacío desde una altura de 9,2 metros, muriendo en el acto.

El juicio se celebrará el próximo lunes, 25 de junio, en el Juzgado de lo Penal nº 2 de Santander.