sábado 25.01.2020
TRIBUNALES

Piden seis años y tres meses de cárcel para el acusado de abusar de sus hijos menores

Los hechos, que serán enjuiciados el próximo miércoles, ocurrieron en el domicilio familiar entre 2003 y 2011.

La Fiscalía ha solicitado una pena de seis años y tres meses de cárcel para un hombre acusado de abusar sexualmente de sus hijos menores, cuando el niño tenía 10 años y la niña, entre 6 y 12.

Según el escrito del fiscal, los hechos, que serán enjuiciados el próximo miércoles, 2 de diciembre, en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria, a partir de las 10:00 horas, ocurrieron entre 2003 y 2011 en el domicilio familiar.

De acuerdo con el Ministerio Público, en 2003, cuando el hijo tenía 10 años y en una ocasión en la que dormía en la cama de sus progenitores, el padre le bajó el pantalón y le chupó el culo con el ánimo de satisfacer sus impulsos lúbricos.

De igual manera, entre 2006 y hasta 2011, cuando su hija contaba con entre 6 y 12 años, el acusado se metía en su cama, con una frecuencia aproximada de cada dos semanas. Entonces, quitaba el pantalón a la pequeña, a la que tocaba sus partes íntimas sin llegar a la penetración mientras habitualmente se masturbaba. A consecuencia de estos hechos, la niña presenta un síndrome de estrés postraumático.

Para la Fiscalía, estos hechos constituyen un delito continuado de abuso sexual, por el que pide cuatro años y tres meses de prisión, y otro de abuso sexual, por el que solicita dos años más de cárcel.

Además, interesa que se prohíba al hombre acercase a menos de 500 metros a su hija o comunicarse con ella durante seis años, y a 300 metros y durante tres años a su hijo. Asimismo, deberá indemnizar a la menor con 6.000 euros por los daños morales.

Diez años y medio

Por su parte, la acusación particular eleva a diez años y medio la pena de cárcel solicitada, al entender que además de los delitos de abuso sexual a los menores hubo también otro de violencia habitual.

Conforme al relato de este letrado, durante la convivencia familiar el hombre de forma constante y reiterada insultaba y vejaba a su mujer e hijos. Además, con posterioridad a 2006 puso un cuchillo en el cuello de su esposa y en presencia de los pequeños, la amenazó de muerte, amenaza que profirió en otras ocasiones y que extendió también a los tres hijos del matrimonio, generando así una situación de "temor constante y agresividad" en la convivencia.

Los insultos, vejaciones y menosprecios se produjeron de forma "casi diaria" hasta agosto de 2011, y de forma "más esporádica" de diciembre de ese año hasta abril de 2013, cuando se fue del domicilio familiar.

Según la acusación particular, entre 2004 y 2011, el acusado, en reiteradas ocasiones y con frecuencia quincenal, efectuaba tocamientos a su hija. Cuando tenía seis años, la pequeña a veces se metía en la cama de sus padres y cuando estaba a solas con el acusado, éste le hacía tocamientos en la zona vaginal, tras quitarla el pantalón del pijama. Ante esto, la niña se ponía de espaldas a su padre y se apartaba, pero él se acercaba y continuaba con los tocamientos.

Cuando tenía nueve o diez años y contaba con su propia habitación, el hombre entraba desnudo al dormitorio de la niña y cuando estaba dormida, la destapaba y tocaba la vagina, quitándole a veces el pantalón del pijama, masturbándose al tiempo y abandonando la habitación cuando ella se despertaba por los tocamientos y empezaba a gritarle.

Además, en 2006, cuando el niño tenía diez años, y en una ocasión en que durmió en la cama de sus padres, cuando se quedó solo con su progenitor, éste empezó a tocarle el pecho y, a continuación, le quitó el pantalón del pijama y le chupó el culo, tratando de darle la vuelta, a lo que se resistió el pequeño y cesó la acción del acusado.

Para el abogado de la acusación particular, los hechos constituyen un delito de violencia habitual, doméstica y de género a su esposa e hijos, así como uno continuado de abuso sexual y otro de abuso sexual, por los que solicita tres años de cárcel, cinco años y dos años y seis meses, respectivamente.

Finalmente, la defensa se muestra disconforme con los hechos relatados por las otras dos partes y entiende que no existe delito, por lo que pide la libre absolución de su patrocinado.

Piden seis años y tres meses de cárcel para el acusado de abusar de sus hijos menores
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad