Viernes 19.04.2019
SUCESOS

Pillados dos conductores triplicando y duplicando la velocidad permitida

Uno de ellos fue investigado por circular a más de 151 km/h en un tramo limitado a 50 km/h, y el otro a 171 km/h estando señalizadala vía a 80 km/h.
Uno de ellos fue investigado por circular a más de 151 km/h en un tramo limitado a 50 km/h, y el otro a 171 km/h estando señalizadala vía a 80 km/h.

Componentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Cantabria han instruido diligencias por presuntos delitos contra la seguridad vial a dos conductores por circular con un exceso de velocidad muy superior al permitido en las vías donde fueron sorprendidos, ya que uno triplicaba la velocidad y el otro la superaba en más del doble.

Uno de ellos fue investigado por circular a más de 151 km/h en un tramo limitado a 50 km/h, y el otro a 171 km/h estando señalizadala vía a 80 km/h, y este último tuvo que ser detenido en los exteriores de su domicilio al no hacer caso a los requerimientos de la Guardia Civil, según ha informado el cuerpo en un comunicado, 
 

DE NOCHE Y POSITIVO EN ALCOHOLEMIA

Pasada la media noche del 13 de marzo componentes del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil de Cantabria procedieron a investigar a un hombre de 43 años y vecino de Santa María de Cayón, por superar en más de 100 km/h de la velocidad máxima permitida.

Poco antes un vehículo radar de la Guardia Civil situado en la recta de Villanueva de Villaescusa, limitada a 50 km/h, detectó un vehículo que circulaba a 151 km/h, procediendo a darle el alto agentes situados en la localidad de Obregón. mTras verificar la velocidad y que superaba ampliamente la permitida en ese tramo (se considera delito si supera en más de 80 km/h la velocidad máxima permitida), se le informó que se procedía a su investigación como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Previamente se le había realizado la prueba de alcoholemia, dando un resultado positivo de 0,42 mg/l (0.25 mg/l es la tasa máxima permitida para el conductor de un turismo), procediendo los agentes a confeccionar la preceptiva denuncia por infracción administrativa.

NO SE PRESENTÓ ANTE LA GUARDIA CIVIL

La mañana del mismo día los GIAT procedieron a la detención de un hombre vecino de Santander y de 20 años de edad, el cual fue sorprendido por un radar fijo superando en más de 90 km/h la velocidad máxima permitida. Este joven no había atendido las diferentes llamadas de la Guardia Civil para la instrucción de diligencias por un supuesto delito contra la seguridad vial, teniendo que ser finalmente detenido en las proximidades a su domicilio, tras ser localizado por los agentes.

Los hechos se remontan a la tarde del 20 de octubre del pasado año, cuando un radar fijo situado en la autovía A-8 a la altura de Saltacaballo, detectó un turismo que circulaba a 171 km/h, estando limitado ese tramo a 80 km/h.

La Dirección General de Tráfico que recibió la información del radar fijo, pasó la misma a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para averiguar quién era la persona que conducía y se procediese a la instrucción de diligencias por el presunto delito. Tras averiguar que se trataba de un vecino de Santander, el mismo fue requerido en varias ocasiones para que se presentara en las dependencias del cuerpo, si bien no atendió a los citados llamamientos por lo que el pasado 13 de marzo los componentes del GIAT le detectaron en las proximidades de su domicilio, procediendo a su detención como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Comentarios