domingo 17.11.2019
POLÍTICA

El PP muestra una doble cara con las escolleras de La Magdalena y Laredo

Escollera de Laredo. Foto: PP
Escollera de Laredo. Foto: PP

El Partido Popular ha exigido en Laredo la retirada urgente, a ser posible antes del próximo verano, de la escollera situada al inicio de la playa Salvé, situada junto al puerto de la villa pejina. Una iniciativa que choca de frente con la actitud que el partido está teniendo en Santander, donde no solo no se ha opuesto a la construcción de estas infraestructuras en La Magdalena, sino que considera que es la única y necesaria opción para mantener los arenales.

De hecho, el PP ha sido el único partido que se ha manifestado en contra de varias proposiciones no de ley de partidos como PRC y Podemos en el Parlamento autonómico que exigen al Ministerio de Medio Ambiente la inmediata paralización de la obra de la capital cántabra. Estos partidos denuncian a grandes rasgos, curiosamente, lo mismo que denuncia el partido conservador en Laredo: el impacto y “atentado paisajístico” que supone una construcción de este tipo.

La iniciativa de los ‘populares’ de la villa pejina se daba a conocer este jueves en forma de moción registrada en el Ayuntamiento para su debate en el pleno municipal. En ella se insta al Gobierno de Cantabria a retirar esta escollera y a devolver a la playa Salvé “a sus condiciones naturales”, puesto que “no cumple la función para la que fue construida y supone un problema de seguridad, especialmente para los más pequeños”. Precisamente toda la oposición generada en Santander contra las escolleras de La Magdalena reclaman también que se restauren las condiciones naturales.

El PP de Laredo señala que la escollera supone un punto conflictivo respecto de la seguridad en la playa, debido a la gran cantidad de pequeños accidentes

Como ha explicado el portavoz municipal del PP, Alejandro Liz, esta escollera servía para evitar, en lo posible, que la bocana del antiguo puerto se cegara por la acumulación de arena, pero a su juicio el puerto deportivo de Laredo que existe en la actualidad hace que esa construcción no tenga “función alguna más allá del impacto paisajístico”.

Asimismo, la formación conservadora recuerda que el Ayuntamiento no tiene competencias para retirar las piedras que forman esta escollera, pues en su día fue el Gobierno de Cantabria el que colocó la misma con el fin de facilitar el acceso al antiguo puerto.

Liz señala que la escollera supone un punto conflictivo respecto de la seguridad en la playa, debido a la gran cantidad de pequeños accidentes, especialmente cortes, que todos los veranos se producen en sus piedras, tal como se deduce del informe que todos los años ha realizado la Cruz Roja sobre sus actuaciones durante el verano en la playa.

Igualmente, apunta que la escollera supone un serio riesgo en el caso de mareas grandes, dado que en sus inmediaciones suelen producirse, como consecuencia de las mareas, hoyos de mediano tamaño con el consiguiente peligro para los más pequeños.

ESCOLLERA DE LA MAGDALENA

Todos estos argumentos y estos riesgos para la seguridad de los usuarios de las playas no parecen ser tenidos en cuenta por el PP en Santander, donde el partido siempre ha gobernado. De hecho, el equipo de gobierno municipal, con la alcaldesa Gema Igual al frente, ha defendido en todo momento que la petición de paralizar las escolleras no está “avalada” por el Ayuntamiento. Es más, el 3 de abril aseguraba que la postura de su formación es “que haya playas en Santander”, y para eso “la única manera” es que se construyan estos espigones a los que se oponen partidos a nivel municipal, regional, asociaciones medioambientales y conservacionistas y los vecinos de la capital cántabra.

La doble postura del PP queda patente al comparar lo que este partido vota en el Ayuntamiento de Santander, donde gobierna, y en el de Laredo, donde se encuentra en la oposición. Mientras que en la capital cántabra se apoya en un concejal tránsfuga de Ciudadanos (consiguiendo así la mayoría) para rechazar que se pida a Medio Ambiente la paralización de las obras, en Laredo presenta una iniciativa precisamente para lo contrario. Cabe señalar que el Ministerio está dirigido por el PP, mientras que la petición en la villa pejina está dirigida al Gobierno autonómico PRC-PSOE.