viernes 10.07.2020
MEMORIA

El PP pedirá en el Parlamento cántabro que Colau no retire la estatua del ‘negrero’ I Marqués de Comillas

La alcaldesa del municipio cántabro, del PRC, reconoce en una carta enviada a la alcaldesa de Barcelona la “leyenda negra”, vinculada al tráfico de personas, de Antonio López, pero destaca que este “no cometió ninguna ilegalidad”.

“La retirada de este monumento en homenaje al negociante y esclavista de principios del siglo XIX que se enriqueció con el tráfico ilegal de personas desde las costas africanas hacia Cuba era una vieja reivindicación de entidades y movimientos ciudadanos”, sostiene el Ayuntamiento de Barcelona.

Estatua del I Marqués de Comillas en Barcelona | Ajuntament de Barcelona
Estatua del I Marqués de Comillas en Barcelona | Ajuntament de Barcelona

El PP ha registrado este miércoles, 28 de febrero, una proposición no de ley en el Parlamento de Cantabria para que el Gobierno autonómico (PRC/PSOE) traslade el rechazo del Legislativo a la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de retirar la estatua del negrero Antonio López, I Marqués de Comillas, de la capital catalana –el Consistorio prevé retirar la estatua, ubicada a la entrada de la Via Laietana,el próximo domingo, 4 de marzo–, que el PP ha calificado de “aberración”.

El PP asegura que la decisión ha causado “malestar e indignación” entre los cántabros

El portavoz de Cultura del PP en el Parlamento, Íñigo Fernández, ha asegurado en un comunicado que la decisión del Ayuntamiento de Barcelona ha causado “malestar e indignación” entre los cántabros, y aunque ha reconocido que las decisiones relativas a la trama urbana de la ciudad corresponden a la Corporación catalana, ha considerado que “lo menos que debemos hacer desde Cantabria es pedir al Ayuntamiento de Barcelona que reconsidere esta postura”. Y a continuación ha ido incluso más allá, con frases como “estamos obligados a defender su nombre y a defender su memoria” o “Cantabria está obligada a salir en defensa de la memoria de las personas ilustres que han contribuido a la prosperidad y al desarrollo de esta tierra”.

“Más allá de los errores que pudo cometer en vida cada uno”, ha apuntado el parlamentario del PP –supuestamente en referencia a la actividad del I Marqués de Comillas como traficante de personas– “no conduce a nada esta permanente revisión de la historia en la que se han instalado algunos”, ha continuado.

Fernández ha reclamado que el Parlamento de Cantabria “salga en defensa de la memoria del marqués de Comillas” y contribuya a detener la decisión del Ayuntamiento de Barcelona, que ha tildado de “aberración”. Además, ha deseado que su proposición no de ley obtenga “el apoyo unánime de todos los grupos” representados en el Legislativo.

En la misma línea, la alcaldesa de Comillas y parlamentaria autonómica del PRC, Teresa Noceda, ha pedido a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (Barcelona en Comú), que el Ayuntamiento de Barcelona no materialice su decisión de retirar la estatua del I Marqués de Comillas, pues asegura que el equipo de gobierno (PRC/PSOE) del municipio cántabro lo considera un “despropósito”.

Noceda destaca que el I Marqués de Comillas “no cometió ninguna ilegalidad”

En una carta enviada a Colau, Noceda reconoce la “leyenda negra”, vinculada al tráfico de personas, del I Marqués de Comillas, pero destaca que este “no cometió ninguna ilegalidad”, porque a finales del siglo XIX el esclavismo era una actividad permitida, y lo defiende como un personaje “clave” en la historia de Barcelona, de Cataluña y de España y destaca su contribución al “florecimiento de las artes y la industria de Barcelona y Cataluña, a través de sus empresas industriales comerciales y financieras con presencia internacional”.

En la misiva, la alcaldesa de Comillas recuerda que la estatua fue erigida con motivo de la Exposición Universal de 1888 como homenaje del Ayuntamiento de Barcelona al I Marqués de Comillas por su apoyo a un evento que situó a la capital catalana “en el mapa de la modernidad europea”. En este sentido, destaca su contribución al “embellecimiento” de Barcelona y a su desarrollo cultural, incluido el fomento de la literatura en catalán por su relación con la Renaixença.

Así, Noceda reconoce que la faceta empresarial del I Marqués de Comillas “pudo tener algunos aspectos oscuros”, pero considera que eso “no es suficiente para denostar toda la labor cultural y social que realizó”.

El Ayuntamiento de Barcelona ha calificado a Antonio López (Comillas, 1817 - Barcelona, 1883), I Marqués de Comillas, de “comerciante y esclavista del siglo XIX” y ha anunciado que el próximo domingo –en un acto “festivo” que incluirá espectáculos musicales, teatrales y de circo– su estatua será retirada de la plaza que todavía lleva su nombre y será sustituida por “dos atriles informativos”, uno “sobre la historia de la plaza y del personaje” y otro “sobre las bullangues de Barcelona, las revueltas populares que fueron decisivas a la hora de acabar con el absolutismo en el siglo XIX”.

“La retirada de este monumento en homenaje al negociante y esclavista era una vieja reivindicación”

“La retirada de este monumento en homenaje al negociante y esclavista de principios del siglo XIX que se enriqueció con el tráfico ilegal de personas desde las costas africanas hacia Cuba era una vieja reivindicación de entidades y movimientos ciudadanos”, ha comunicado en su web el Ayuntamiento de Barcelona, que ha anunciado que también “se ha abierto un proceso ciudadano para renombrar la plaza”.

El Consistorio de la capital catalana ha enmarcado la retirada de la estatua del I Marqués de Comillas en el “proceso de pacificación de la Via Laietana”, un conjunto de actuaciones urbanísticas dirigidas a “mejorar la comunicación entre el Gòtic y los barrios del casco antiguo”.