Miércoles 19.12.2018
POLÍTICA

El PP se personará como acusación y dice que Revilla debe obligar a marcharse a Real “si hace falta, desde México”

María José Sáenz de Buruaga
María José Sáenz de Buruaga

El PP de Cantabria se personará como acusación en el proceso judicial por las contrataciones en el SCS (Servicio Cántabro de Salud) después de que la Fiscalía haya visto indicios de delito y ha exigido al presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla (PRC), que cese a la consejera de Sanidad, Luisa Real (PSOE). Así lo ha reclamado hoy miércoles en rueda de prensa la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, tras conocer hoy mismo que, a raíz de las denuncias de IU y PP, la Fiscalía de Cantabria ha decidido remitir la investigación que inició sobre las presuntas irregularidades en contratos del SCS al juzgado de instrucción para que proceda a la apertura de diligencias "tendentes a la averiguación de los hechos y presuntos responsables". "Tras meses de investigación y la práctica de numerosas diligencias, la Fiscalía podía haber archivado la denuncia pero no lo ha hecho", ha afirmado Buruaga, que considera que la decisión de la Fiscalía es un "nuevo revés" para "la honestidad del Gobierno". A juicio de Sáenz de Buruaga, cada hecho, cada informe o cada resolución es "una prueba más de que estamos ante una trama de contratación ilegal, conocida, consentida y amparada por la consejera de Sanidad" y "a estas alturas" también por el Gobierno que lidera Revilla. Buruaga considera que, tras la decisión de la Fiscalía, Revilla debe "obligar a marcharse a Real", "si hace falta desde México", donde el presidente autonómico ha acudido a la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador como nuevo presidente.

"Ahora se abre, por tanto, un nuevo escenario, se abre el frente judicial"

"Nadie ha hecho más daño al SCS que María Luisa Real, y si le quedara un ápice de vergüenza se tendría que marchar hoy mismo, pero a estas alturas ya sabemos lo que podemos esperar: sabemos que no se va a dimitir, que es una consejera atornillada a un sillón, así que es el presidente, que es el quien nombra y cesa a sus consejeros, el que tiene que demostrar quién manda en Cantabria, el que tiene que obligarla a marcharse", ha dicho. Buruaga ha señalado que, tras hacerse públicas las presuntas irregularidades en el SCS, Revilla ha ido aplazando la decisión sobre Real: primero, según ha dicho, hasta conocer los resultados de una investigación interna, después hasta saber las conclusiones de la Intervención de la comunidad y después al pronunciamiento de la Fiscalía. "Pues bien, ya lo ha hecho, así que al presidente ya no le queda ninguna excusa", ha aseverado. Según ha defendido la líder del PP, la decisión de la Fiscalía de remitir su investigación al juzgado de instrucción "quiere decir que "no es solo el Partido Popular el que ve indicios de delito en las contrataciones del SCS y la gestión de Luisa Real, sino que también los ve la Fiscalía", algo que considera un hecho "muy relevante". "Ahora se abre, por tanto, un nuevo escenario, se abre el frente judicial", ha subrayado Buruaga, que ha insistido en que se pasa de "irregularidades" a "presuntos delitos", del "plano político" al "plano penal", "del escenario de la responsabilidad política" al de la "responsabilidad penal". Para la líder del PP el hecho de que la consejera siga "un minuto más al frente de la Sanidad de Cantabria es "indecente y no tiene un pase".

Comentarios