domingo 20.10.2019
CAMARGO

El presupuesto municipal llega al Pleno para abordar su aprobación inicial

Pleno del Ayuntamiento de Camargo
Pleno del Ayuntamiento de Camargo

El presupuesto del Ayuntamiento de Camargo para 2018, que asciende a 30 millones de euros, se someterá a aprobación inicial este jueves, 12 de abril, en un pleno extraordinario convocado para las 19:30 horas. Los 'populares' han anunciado que su voto a las cuentas del equipo de Gobierno PSOE-PRC -en minoría en la Corporación-, lo decidirá la Ejecutiva local del partido en una reunión que celebrará una hora antes del Pleno, a las 18:30 horas, en la sede del PP de Camargo.

Además, el equipo de Gobierno volverá a llevar al Pleno la modificación de crédito de 1,9 millones de euros que se dejó sobre la mesa en el anterior pleno, a propuesta de IU con el respaldo del PP, destinada a "dejar a cero" la deuda del Ayuntamiento con las entidades financieras a 31 de diciembre de 2018.

También se someterá a votación la supresión de la retribución mensual de los portavoces de los grupos municipales que no forman parte del equipo de Gobierno, que únicamente recibe el portavoz de IU, Jorge Crespo.

En la Comisión de Economía y Hacienda previa, esta propuesta obtuvo el respaldo de los ediles del equipo de Gobierno y del concejal no adscrito Marcelo Campos, la abstención del PP y el voto en contra del concejal de IU.

Desde el equipo de Gobierno se destaca que el presupuesto que se presenta para 2018 (en 2017 estuvo prorrogado el de 2016) permitirá que Camargo "pueda atender un año más a quienes están atravesando por dificultades económicas o laborales" y sigue teniendo como base fundamental el "compromiso social y el bienestar de los camargueses" a través del "refuerzo de las políticas sociales y educativas, así como las políticas de empleo".

Añade que se quiere "afianzar" especialmente el camino iniciado en esta legislatura en materia social, ya el Presupuesto cuenta con unos créditos iniciales en el ámbito de las políticas sociales que crecen hasta 1.808.498 euros frente a 2016 y 2017 en los que se destinaron 1.689.171,25 euros, y "a muy larga distancia" del mandato anterior cuando en 2015 en el último presupuesto de la anterior legislatura únicamente se recogieron 1.251.602 euros para esta finalidad.

El equipo de Gobierno destaca toda una serie de partidas de carácter social, como por ejemplo los 30.000 euros para poner en marcha un Programa de Intervención Familiar; 8.500 euros en subvenciones a la discapacidad; 40.000 euros para el Centro de Día que atiende a menores en riesgo de desprotección y 65.100 euros para ayudas para necesidades básicas, 566.000 euros para el servicio de ayuda a domicilio y 116.000 euros para el servicio de comida a domicilio, 100.000 euros para el fondo extraordinario de suministros básicos, 84.000 euros para la teleasistencia domiciliaria, 50.000 euros para el programa de erradicación del chabolismo, etc.

Por otro lado, se destinan 634.000 euros para el área de promoción económica y de empleo y 561.296 euros para las políticas activas de fomento del empleo, mientras que en educación las ayudas a los estudios y a los diferentes tipos de becas volverán a ser uno de las partidas más importantes del presupuesto y alcanzarán los 240.000 euros frente a los 140.000 euros que se recogieron en 2015, destaca el equipo de Gobierno en nota de prensa.

El presupuesto, que ha recibido dos enmiendas, ambas del PP, que se dilucidarán en la sesión plenaria, salió adelante en la última Comisión de Economía y Hacienda con los votos favorables de los concejales del equipo de Gobierno (PSOE-PRC), la abstención de los ediles del PP, y el voto en contra del concejal de IU y del edil no adscrito Marcelo Campos.

UNA HORA ANTES

El PP de Camargo ha informado en un comunicado que la decisión sobre su voto al presupuesto la tomará una hora antes del Pleno la Ejecutiva, integrada por cerca de una treintena de personas, entre las que se encuentran los siete pedáneos del PP, el presidente local del partido, Amancio Bárcena, y los 10 concejales del Grupo Popular.

El portavoz municipal del PP y exalcalde, Diego Movellán, ha explicado que, "dada la repercusión de la decisión que se adopte, hemos solicitado que la decisión final recaiga en el órgano que representa más ampliamente a los 1.000 afiliados con que cuenta el partido más votado en las pasadas elecciones municipales".

Además, ha asegurado que la decisión que adopte la Ejecutiva no se hará pública hasta el momento de las votaciones del punto cuarto del orden del día del Pleno extraordinario.

"El voto popular es decisivo dada la situación de minoría en la que se encuentra el bipartito que encabezan la socialista Esther Bolado y el regionalista Héctor Lavín tras la ruptura con su socio de Gobierno, Marcelo Campos, expulsado de Ganemos y a quien el bipartito retiró la responsabilidad de gestionar la Concejalía de Servicios Sociales por la presunta comisión de irregularidades", ha señalado el PP en un comunicado.

Además, ha indicado que, del pacto que en 2015 dio la Alcaldía a Bolado, tampoco "le queda" al equipo de Gobierno el "apoyo" de IU con quien en el pleno de este jueves, ha avanzado, se materializará la "ruptura" al votarse, a instancias de PSOE y PRC, la retirada de las retribuciones a su portavoz Jorge Crespo, quien se convirtió al inicio de la legislatura en el primer portavoz de la oposición de Camargo en percibir una retribución salarial por su labor.

MODIFICACIÓN DE CRÉDITO

Además, el equipo de Gobierno volverá a llevar al Pleno de abril la modificación de crédito de 1,9 millones de euros que se dejó sobre la mesa en marzo, a propuesta de IU con el respaldo del PP, destinada a "dejar a cero" la deuda del Ayuntamiento con las entidades financieras a 31 de diciembre de 2018.

La coalición PSOE-PRC señala que esta medida tiene como finalidad cumplir con Ley de Estabilidad Presupuestaria del Gobierno de Rajoy que obliga a aquellos ayuntamientos que tengan superávit, como es el caso de Camargo, a acometer en primer lugar la amortización de deuda de forma anticipada, y advierte que el voto contrario a esta propuesta "podría tener consecuencias legales para aquellos ediles que emitieran su voto en sentido opuesto".