jueves 22.08.2019
Medio Ambiente

El proyecto LIFE Miera pretende erradicar la vegetación invasora

La Fundación Naturaleza y Hombre asegura que la eliminación de especies como la chilca en la Ría de Cubas entraña gran dificultad dado que tiene una “gran capacidad de adaptación a los cambios”.

 

Chilca que ha colonizado la margen de la Ría
Chilca que ha colonizado la margen de la Ría

Uno de los mayores retos del medio ambiente y la conservación de la naturaleza es la eliminación de la vegetación invasora del territorio. Por ello, el proyecto LIFE Miera está investigando distintos métodos para acabar con estas especies foráneas que degradan de forma importante los ecosistemas naturales, desplazando e incluso haciendo desaparecer las especies nativas o autóctonas.

Bajo esta premisa, este proyecto promovido por Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH), la Consejería de Medio Ambiente y MARE, tiene el reto de erradicar la chilca o bacaris en la Ría de Cubas, junto a la Bahía de Santander.Se trata de un arbusto procedente de Norteamérica que es capaz de resistir la salinidad del agua. Esto ha permitido que en la actualidad esté ocupando la práctica totalidad de las márgenes de la Ría de Cubas, haciendo desaparecer los sauces, laureles o robles que hasta hace unos años crecían en la zona.

La eliminación de las especies invasoras entraña gran dificultad, dado que se trata de ejemplares "sin enemigos naturales y con una gran capacidad de adaptación a los cambios". Así, las técnicas de actuación evolucionan de forma constante para alcanzar resultados más positivos.

Cuatro métodos

El Proyecto LIFE Miera acaba de iniciar un banco de pruebas, en el que ensayará cuatro métodos diferentes de eliminación de la chilca, todo ello con el fin de realizar un estudio de la eficacia y eficiencia de dichos métodos y, sobre todo, de su inocuidad para el medio que rodea a esta planta invasora.

Los métodos que se están probando en la ribera de la Ría de Cubas, en Marina de Cudeyo, consisten en la aplicación de herbicida con dos variaciones y en la aplicación de sal pura y en alta concentración.De este modo, se trata de comprobar si la sal es una solución "eficaz" para eliminar a esta especie invasora, ya que esto permitiría reducir la cantidad de herbicida utilizado en la erradicación de estas plantas foráneas.

Las zonas en las que se apliquen cada una de las técnicas serán objeto de un intenso seguimiento científico, cuyos resultados se incluirán en un informe que será entregado a la Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria, con el fin de que los resultados puedan ser de utilidad para otras entidades y administraciones dentro y fuera de Cantabria.

La Comunidad Autónoma con más chilca

La chilca es una especie ligada a los ámbitos salinos y tiene su mayor área de expansión en las marismas y los estuarios, aunque también se ha detectado en acantilados, playas y dunas.En la actualidad se encuentra presente en la práctica totalidad de los estuarios de Cantabria, siendo esta comunidad autónoma en la que mayor presencia tiene la especie, junto al País Vasco.

De ahí la importancia de atajar este "foco de infección", como señala FNYH, ya que la especie podría continuar su expansión por otros estuarios de la Cornisa Cantábrica.

Entre los impactos que produce la chilca la Fundación destaca su capacidad para transformar y degradar el ecosistema y acelerar la colmatación de las marismas. Además, su polen puede producir alergia y sus hojas envenenamiento al ganado. Como otras especies invasoras, la chilca fue introducida por su valor ornamental, ligada a la jardinería.

Comentarios