lunes 25.05.2020
deportes

El Racing comienza con una dura derrota su particular cuesta de enero

El partido ante el Arenas de Getxo termina con un malestar generalizado por parte de la afición.

Ángel Viadero deberá afrontar el próximo partido frente al Gernika como una auténtica final.

Imagen del partido del Racing frente al Arenas de Getxo
Imagen del partido del Racing frente al Arenas de Getxo

El Racing de Santander comenzó 2018 con una derrota ante el Arenas de Getxo. Los jugadores de Ángel Viadero, que afirmaba esta semana en rueda de prensa que “la plantilla ha regresado bien física y anímicamente tras las vacaciones navideñas”, no pudieron hacer frente al conjunto vasco, que venció por 3 goles a uno.

Con prácticamente todos los jugadores lesionados recuperados, a excepción de Raúl Domínguez, que tiene el alta pero no entró en la convocatoria, el técnico verdiblanco presentó ligeros cambios en el once inicial, entre los que destacó la presencia de Sergio Ruiz como lateral derecho (una posición en la que sufrió mucho durante todo el encuentro) en lugar de ocupar el centro del campo, más aún tras el buen rendimiento que dejó en el último encuentro disputado. En la delantera, Juanjo volvió a acompañar a Dani Aquino.

El Racing tuvo la primera ocasión del encuentro y arrancó el mismo presionando arriba, pero un minuto después de la oportunidad racinguista Aitor Ramos ponía el 1-0 para los locales.

Tras el tanto que abría el marcador, la presencia del Racing fue insignificante e hizo que los primeros 45 minutos fuesen soporíferos.

El Getxo dominó claramente la posición y el juego de esta primera mitad, que finalizó con dos goles por encima de los santanderinos después de que Aitor Ramos volviese a colar el balón en la portería de Iván Crespo tras un claro fallo de la defensa en un córner que el jugador vasco remató solo.

Los de Viadero acortaron distancias nada más comenzar la segunda parte con el gol de César Díaz en el minuto 46. Pareció entonces que el equipo podría iniciar una remontada, ya que además tuvo varios tímidos acercamientos al área rival. Pero todo fue un espejismo, ya que minutos después volvieron a bajar el ritmo y la intensidad de su juego. Sergio, por la banda derecha, fue el que más sufrió.

En el 80, Uranga anotó el 3-1 definitivo y aplacó de golpe la actitud que le quedaba a los racinguistas.

De esta manera, y con muy malas sensaciones, el Racing comienza con una derrota su particular y complicada cuesta de enero en la que se enfrentará con sus dos máximos rivales: Mirandés y Sporting B.

Además, la semana que viene recibirán en El Sardinero al Gernika, un duro rival frente al que Ángel Viadero deberá plantear un partido a la altura de una final si quiere continuar al frente del equipo.

Y es que a pesar de que Manolo Higuera no ha cuestionado la continuidad del técnico tras el partido de este domingo, el malestar de la afición empieza a ser generalizado.