viernes 18.10.2019
SANTANDER

Nueve rampas mecánicas para las calles Francisco de Quevedo y Vistalegre

Con un plazo de ejecución de 10 meses, salvarán el desnivel de 61 metros existente entre General Dávila y el centro de la ciudad.

El proyecto supondrá una importante mejora para la calidad de vida de los vecinos
El proyecto supondrá una importante mejora para la calidad de vida de los vecinos

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Santander ha aprobado la licitación del concurso para adjudicar la construcción de las rampas mecánicas de las calles Francisco de Quevedo y Vista Alegre, que tendrán un presupuesto de casi 3,8 millones de euros.

Los trabajos tendrán un plazo de ejecución de diez meses y supondrán la ejecución de nueve rampas (cuatro en la calle Francisco de Quevedo y cinco en la calle Vsita Alegre) que permitirán salvar los 61 metros de desnivel que separan el centro de la ciudad y General Dávila en esta zona.

El Ayuntamiento de Santander recuerda que este proyecto surge como consecuencia del estudio de viabilidad que se realizó para elegir la mejor opción entre cinco posibles en la ladera sur de General Dávila, en el ámbito comprendido entre las calle Río de la Pila y Antonio Mendoza.

El objetivo es mejorar la comunicación en la ladera sur de General Dávila, fortalecer la malla de conexiones que existen en la actualidad y facilitar la accesibilidad en una zona de gran pendiente que dificulta el tránsito peatonal, en especial, para las personas mayores.

Según indican desde el Ayuntamiento, de las alternativas que se estudiaron, la elegida es la que da servicio a un mayor número de viviendas cercanas a su trayecto y, además, su inicio está cerca de una zona comercial del centro de Santander y los colegios San José y Salesianos, el Instituto Santa Clara, el centro deportivo Salesianos, el centro de mayores de General Dávila y el mercado de la Esperanza se encuentran prácticamente en su recorrido.

La actuación partirá desde la Plaza de Los Remedios (confluencia de las calles Cubo y Francisco de Quevedo), y subirá hasta San Celedonio. En este punto se continuará caminando hasta la calle Vista Alegre, por detrás del colegio San José, y desde aquí, con las cinco rampas que se instalarán en esta calle, se desembocará en la parte alta de la Cuesta de la Atalaya.

En total, se instalarán cuatro rampas en Francisco de Quevedo y cinco en Vista Alegre, que sumarán en conjunto 235 metros de elementos mecánicos.

El proyecto supondrá una importante mejora para la calidad de vida de los vecinos, ya que se trata de un recorrido con una pendiente media muy pronunciada.

Comentarios