sábado 31/10/20
SANIDAD

Real admite que pudo haber “fraccionamiento de contratos” pero niega “adjudicación irregular” en el SCS

María Luisa Real
La consejera de Sanidad, María Luisa Real

La consejera de Sanidad del Gobierno de Cantabria, María Luisa Real, ha reconocido que el informe de la Inspección Sanitaria sobre las irregularidades denunciadas en el Servicio Cántabro de Salud (SCS) señala que pudo haber "fraccionamiento de contratos" -algo que ella asegura desconocer- pero no habla de "adjudicación irregular para aprovechamiento de terceros".

"Son dos cosas completamente diferentes", ha dicho la socialista, que ha acusado al PP de "irresponsable" por lanzar, por "intereses políticos", "sospechas de forma generalizada" sobre el conjunto de la contratación del SCS -se han suscrito unos 70.000 contratos entre 2016 y 2017- cuando lo que se ha encontrado son "incidencias" en menos de una decena de ellos.

"Lo que ha habido es una absoluta distorsión de la realidad", ha opinado Real, que ha opinado que el discurso de la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, en este asunto no ha sido "coherente" ni "lineal", sino que ha ido "cambiando en función de cómo han ido desarrollando los acontecimientos".

Así ha respondido la socialista al ser cuestionada por el contenido del informe de la Inspección de Sanitaria, hecho público el jueves por la tarde, en el que se apunta a que pudo haberse incurrido en un fraccionamiento "indebido" de contratos en la ampliación del Hospital Virtual de Valdecilla y en la compra de 22 ecógrafos.

A preguntas de los medios, Real ha negado conocer previamente los fraccionamientos a los que alude el informe. "No, yo no soy responsable de la gestión, yo soy la consejera de Sanidad y como he dicho reiteradamente el SCS es un organismo autónomo que tiene las competencias de gestión y de contratación en el ámbito sanitario. La Consejería de Sanidad es la Dirección político y estratégica del SCS. La contratación es competencia del SCS", ha respondido al ser preguntada por ello.

Asimismo, la titular de Sanidad ha insistido que de los diez contratos puestos bajo sospecha por el PP, el informe demuestra en que en la "gran mayoría" de ellos "no hay ninguna incidencia contractual". Además, ha asegurado que en el informe se recoge que no ha habido adjudicaciones a la carta, que las obras contratadas están realizadas, los equipamientos adquiridos están decepcionados y también que "no ha habido despilfarro de dinero público ni enriquecimiento de los directivos".

Real ha señalado que lo realizado por la Inspección Sanitaria es un informe "previo" y ahora la Intervención tendrá que determinar si, en realidad, hubo fraccionamiento de contratos en los dos casos en los que habla el informe.

Real ha asegurado que en el informe se recoge que no ha habido adjudicaciones a la carta

Y es que la consejera ha aclarado que solo se puede hablar de fraccionamiento de contratos si se determina que estos corresponden a una única unidad funcional. Además, ha señalado que se está a falta de las alegaciones de los gestores.

EL FRACCIONAMIENTO DE CONTRATOS QUE SEÑALA EL INFORME

En cuanto a la ampliación del informe sobre la ampliación del Hospital Valdecilla, el documento señalaba que las obras se adjudicaron a tres empresas con "indicios de vinculación entre las mismas" pese a ser una unidad operativa o funcional.

Se trata de las empresas Gardenor, Iralia y Serincopsa, que según ha denunciado el PP tienen entre sus administradores al hijo de un alcalde socialista, el de Suances. El informe señala que el encargado o jefe de obras y la empresa de contacto fueron en todo momento la misma en los tres casos.

También se adjudicó a estas tres empresas el pintado de varios centros de salud pese a que existía un contrato con Elecnor, y de igual manera, la persona de contacto resultó ser la misma durante la ejecución de los trabajos de pintura.

Sobre la compra de 22 ecógrafos para los centros de salud a las empresas Sakura y Esaote, el informe habla de una "incorrecta tramitación administrativa" por no haberse "justificado debidamente" dicho fraccionamiento de contratos. Para el instructor, el procedimiento más adecuado "quizás debió ser" uno abierto con concurrencia pública de licitadores y, en su caso, "con establecimiento de lotes, atendiendo a las distintas características de los equipos a contratar".

El instructor del expediente ha sido José Alburquerque, que fue gerente del SCS durante el Gobierno de Martínez Sieso (PP) y también durante la etapa de Charo Quintana como consejera de Sanidad durante la primera etapa del bipartito PSOE-PRC.

A preguntas de los medios de comunicación acerca de si estaba de acuerdo con la investigación llevada a cabo para el informe, Real ha aclarado que ella no tiene que estar conforme o no con el mismo, sino que "institucionalmente", por su cargo de consejera, lo que tiene que "caso absolutamente de todos los informes públicos que se realizan".

En este sentido, Real ha señalado que se "tiene que fiar" del informe del instructor "igual" que ha hecho "absolutamente suyo" el informe de la Intervención sobre el control financiero del SCS en 2016, concluido el 27 de mayo de 2017, que determinó que había normalidad en las contrataciones del Servicio Cántabro de Salud.

"No hay funcionarios de primera o de segunda, no hay funcionarios manipulables o no manipulables. Los funcionarios, digo yo, son funcionarios", ha aseverado.

Caviedes aspira a "recuperar la credibilidad" y "normalidad" en el servicio

BENIGNO CAVIEDES, NUEVO GERENTE DEL SCS

Real ha hecho estas declaraciones tras la toma de posesión del pediatra Benigno Caviedes, hasta ahora director del hospital Sierrallana de Torrelavega, como nuevo gerente del SCS, quien ha tomado posesión con la aspiración y el mandato de "recuperar la credibilidad" de este órgano a raíz de las denuncias de irregularidades en la contratación y "la normalidad que nunca debió perder".

En relación a los objetivos principales que tendrá a partir de ahora como gerente del SCS, Caviedes ha considerado que ahora "lo fundamental" es "recuperar la credibilidad" del Servicio y "demostrar" que en el SCS "todos los procedimientos se realizan adecuadamente", algo que "cree que se ha venido cumpliendo hasta ahora". "Otra cosa es que los informes puedan determinar lo que sea", ha añadido.

Sin embargo, como "prioridad número uno" será prestar a los ciudadanos un "buen servicio" sanitario y también "mantener" y "terminar" de cumplir los objetivos que se establecieron al inicio de legislatura para la sanidad cántabra y que, según ha opinado, se han ido desarrollando y han dado "resultados" en cuanto a "satisfacción" de pacientes, listas de espera y actividad.

La toma de posesión del hasta ahora director gerente de Sierrallana se ha producido un día después de que el Consejo de Gobierno haya aprobado su nombramiento como sustituto de Julián Pérez Gil, que dimitió, al igual que el subdirector de Gestión Económica e Infraestructuras, Francisco Javier González Gómez, el pasado lunes a raíz de las denuncias de presuntas irregularidades en la contratación del Servicio Cántabro de Salud que están siendo investigadas por la Fiscalía.

Benigno Caviedes es doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Cantabria, especialista en Pediatría, diploma en Formación Continuada en Alergología Infantil y experto en Gobierno y Gestión de los Servicios Sanitarios. Ha trabajado en diversos centros de salud de Cantabria. También ha desempeñado el cargo de coordinador médico de equipo de Atención Primaria y ha sido director gerente en Gerencias de Atención Primaria y Especializada. Cuenta además con una extensa experiencia investigadora.