lunes 22.07.2019
TECNOLOGÍA

Si recibes un mensaje de Facebook, tus datos personales fueron filtrados a Cambridge Analytica

Facebook ha comenzado a enviar mensajes a los afectados por las filtraciones de datos privados
Facebook ha comenzado a enviar mensajes a los afectados por las filtraciones de datos privados

La red social Facebook ha comenzado este lunes a notificar a los usuarios de la plataforma afectados por la filtración de sus datos personales a la consultora Cambridge Analytica durante la campaña presidencial de Estados Unidos de 2016.

El escándalo de la filtración de datos ha seguido creciendo desde que saliera a la luz que se habían utilizado los datos de 87 millones de usuarios para apoyar la candidatura del candidato republicano y ahora presidente, Donald Trump.

El fundador y consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, comparecerá el martes y miércoles en varias comisiones del Congreso estadounidenses que han reclamado su presencia. Previamente se ha reunido el lunes con un grupo de diputados.

Los más de 80 millones de perfiles afectados suponen aproximadamente un tercio de los usuarios activos estadounidenses y casi una cuarta parte de los votantes potenciales

Fuentes del congreso estadounidense han indicado que se espera que las reuniones previstas para esta semana en el Capitolio comiencen el lunes por la tarde antes de que Zuckerberg se presente ante el Congreso para ofrecer su testimonio sobre el uso y la protección de datos de los usuarios por parte de la compañía.

Zuckerberg comparecerá el martes ante las comisiones Judicial y de Comercio del Senado estadounidense y el miércoles ante la comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, según varios altos cargos del Gobierno.

El joven empresario deberá explicar cómo luchará contra los intentos de manipulación política, como la vasta operación de desestabilización a través de las redes sociales registrada en la campaña presidencial estadounidense de 2016 para beneficiar a Donald Trump y cuya responsabilidad se atribuye a Rusia, desde las agencias de Inteligencia estadounidenses y desde la Justicia federal.

Las audiencias de Zuckerberg van a ser muy seguidas en Europa, donde, al igual que en Estados Unidos, Facebook ha sido objeto de numerosas denuncias. De hecho, el director ejecutivo y presidente de Facebook ha sido requerido oficialmente para que presente declaración en los parlamentos de Londres y de Bruselas, pero ha rechazado acudir.

Facebook se ha visto sacudida desde mediados de marzo por las denuncias de que la consultora política Cambridge Analytica tuvo acceso inapropiado a la información de millones de usuarios de la red social más grande del mundo, lo que le permitió crear perfiles sobre los votantes estadounidenses que fueron utilizados para apoyar la candidatura presidencial de Donald Trump en 2016.

Desde entonces, la capitalización bursátil de la empresa ha caído en unos 70.000 millones de dólares (56.940 millones de euros). Zuckerberg ha lamentado no haber hecho más para tomar medidas contra Cambridge Analytica en 2015. En ese momento, Facebook exigió y recibió una certificación formal de la empresa en la que demostraba que había borrado todos los datos de los usuarios adquiridos a través de medios inadecuados, según CNN.

Los más de 80 millones de perfiles afectados suponen aproximadamente un tercio de los usuarios activos estadounidenses y casi una cuarta parte de los votantes potenciales. Un portavoz de la compañía ha informado de que la empresa pondrá al corriente a los usuarios afectados -la mayoría estadounidenses- a partir del lunes.

La semana pasada, Zuckerberg admitió su responsabilidad en relación con la filtración de datos, que ha levantado la polémica entre los usuarios, publicistas y diputados del país, pero recalcó que seguía siendo la persona adecuada para estar al frente de la compañía que él mismo fundó.

Desde finales de 2017, el fundador de la plataforma social ya estaba en el punto de mira de varias comisiones legislativas y había enviado a su director ejecutivo para dar las explicaciones requeridas.

Pese a las excusas y promesas lanzadas desde entonces, el viernes, Zuckerberg anunció el enésimo intento por limitar los daños y anunció nuevas medidas y una contraofensiva informática para tratar de convencer al mundo de que va a luchar contra la manipulación política y para proteger los datos personales de sus usuarios.

El domingo, Facebook suspendió a otra empresa de análisis de datos, CubeYou. Según la cadena CNBC, esa sociedad estadounidense usa con fines comerciales datos de usuarios de la red social que, como CA, obtuvo mediante aplicaciones y tests psicológicos presentados como con fines netamente científicos.

"Son afirmaciones graves y hemos suspendido a CubeYou de Facebook mientras se investiga", ha indicado en un mail a la agencia France Presse Ime Archibong, responsable de productos y alianzas.

Además de Facebook, otras empresas tecnológicas como Twitter y Google se encuentran en el punto de mira de los legisladores de EEUU que pretenden aumentar los controles sobre la inmensa cantidad de informaciones y datos personales de usuarios que manejan.

Tanto demócratas como republicanos parecen estar de acuerdo en proteger la vida privada de los usuarios de las redes y consideran que estas compañías deben tener las mismas reglamentaciones a las que están sujetas, por ejemplo, las compañías del agua o de la luz.

Los congresistas estadounidenses no creen que funcione la autorregulación de manera efectiva. Algunas de las armas legislativas que están sobre la mesa son: multas por pérdidas de datos, un encuadre más estricto de las publicidades políticas y obligar legalmente a los grupos de internet a hacerse responsables de los contenidos difundidos en sus plataformas.

En cuanto al ciberataque llevado a cabo contra una base de datos del estado de Arizona también en el marco de los comicios presidenciales de 2016, un alto cargo del Gobierno de Trump ha informado de que fue efectuado por delincuentes y no por hackers rusos.

Hasta ahora sostenían que los piratas informáticos vinculados al Kremlin habrían boicoteado las bases de datos de los estados de Illinois, Tennessee, Florida y Arizona, tal y como había señalado en un principio el Departamento de Seguridad Nacional.

Sin embargo, un alto cargo ha desmentido que fueran 'hackers' rusos los que realizaron un ataque contra un condado de Arizona. Según ha manifestado, dicho ataque no fue llevado a cabo por el Gobierno ruso.

En agosto de 2016, la Oficina Federal de Investigaciones informó de que había detectado una serie de infracciones en los sistemas de registro de votos en Arizona e Illinois.

Tras las elecciones, las agencias de Inteligencia de Estados Unidos acusaron a Rusia de utilizar la desinformación, la propaganda y los ataques cibernéticos para intervenir en los comicios de los que resultó victorioso el actual presidente estadounidense, Donald Trump.